Juncker propone acelerar la devolución de inmigrantes

Bruselas endurece su discurso y apuesta por sumar 10.000 efectivos a la Guardia Europea de Fronteras y Costas de aquí a 2020

La Comisión Europea (CE) ha propuesto este miércoles reforzar las fronteras exteriores de la UE con 10.000 guardias adicionales para 2020 y acelerar los retornos de los inmigrantes que no tienen derecho a permanecer en territorio europeo.

El presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, durante el discurso sobre el Estado de la Unión, ha presentado además una propuesta para crear vías regulares de acceso para los inmigrantes “cualificados”.

El refuerzo de la Guardia Europea de Fronteras y Costas para que cuente con 10.000 efectivos más de aquí a dos años, que ya había sido anunciado por Juncker el pasado julio, se concretó este miércoles en una propuesta que Bruselas confía sea adoptada próximamente.

Juncker insistió este miércoles durante su discurso en que la idea no es “crear una fortaleza europea”, sino proteger mejor las fronteras externas. El objetivo es contar de aquí a 2020 con 10.000 efectivos “listos para actuar”.

La CE quiere que con el paso de los años el personal nacional desplegado a corto plazo en las fronteras externas vaya disminuyendo y sea reemplazado por personal de la Guardia Europea de Fronteras y Costas de los distintos Estados miembros para periodos más largos, lo que garantizará según Bruselas que la Agencia pueda funcionar “de modo previsible y flexible”.

También quiere que esos agentes puedan llevar a cabo tareas de control fronterizo y de retorno de inmigrantes.

Bruselas planteó asimismo la revisión de la normativa sobre retorno, con el fin a acelerar las devoluciones.

Según la CE, en la actualidad la UE solo devuelve al 36 % de esos inmigrantes, por lo que considera prioritario “intensificar” esos retornos.

Para ello, quiere que las decisiones de retorno siempre se emitan en paralelo o inmediatamente después de una decisión que ponga fin a una estancia legal y que haya procedimientos fronterizos “acelerados” para las personas cuyas solicitudes de asilo hayan sido rechazadas ya en su entrada a territorio europeo.

En paralelo, el presidente de la CE subrayó la necesidad de “abrir a la UE a la inmigración regular”, para lo que consideró que hacen falta “vías legales” que permitan dejar entrar a los “inmigrantes cualificados”.

Injerencias externas

Por otro lado, Bruselas propondrá normas para evitar injerencias extranjeras en elecciones democráticas en el territorio de la Unión Europea. “Tendremos que actuar para poder contar con elecciones libres y justas en Europa. Por eso vamos a hacer una propuesta para que haya normas que eviten la manipulación a través de terceros Estados o que defiende intereses privados”, Juncker.

Las posibles injerencias extranjeras en esos comicios, en particular de Rusia, son una preocupación constante para el Ejecutivo comunitario y la Eurocámara, que temen que se reproduzcan fenómenos como el de la consultora Cambridge Analytica en las elecciones estadounidenses de 2015, en las que obtuvo su victoria Donald Trump.

Además, tienen convocadas elecciones legislativas, presidenciales o municipales antes o coincidiendo con las Europeas de mayo de 2019 países de la UE como Luxemburgo, Irlanda, Estonia, Eslovaquia, Finlandia y Bélgica.

Tras el discurso de Juncker, la Comisión Europea facilitó documentos en los que se detallan las medidas concretas para proteger los procesos electorales en la UE.

En materia de transparencia, el Ejecutivo comunitario espera que la Unión se dote de un “código de conducta” antes de que termine 2018 que obligue a partidos políticos, fundaciones y asesores de campañas a detallar “cuánto dinero gastan en campañas de publicidad en línea”.

Además, las formaciones deberán indicar “qué partido o grupo de apoyo político se encuentra detrás del pago de los anuncios políticos” difundidos en internet y a qué grupos dirigen sus mensajes y, en caso de incumplimiento, la CE solicita a los Estados miembros apliquen sanciones.

Reforzar el papel del euro

Juncker también anunció que el Ejecutivo comunitario presentará antes de fin de año propuestas para reforzar el papel del euro frente al dólar estadounidense en los mercados internacionales.

El político luxemburgués consideró “aberrante” que el Viejo Continente pague el 80 % de su factura energética en dólares cuando solo el 2 % de sus importaciones de energía proceden de Estados Unidos y también lamentó que las empresas europeas deban comprar aviones fabricados en el club comunitario pagando en la divisa de la primera economía mundial.

Así, indicó que la iniciativa de la Comisión para fortalecer el rol del euro sería un instrumento “activo de la nueva soberanía europea”.

En cualquier caso, subrayó que para otorgar a la moneda europea un mayor protagonismo internacional es necesario profundizar en la Unión Económica y Monetaria.

“Sin una Unión Económica y Monetaria amplia y profunda no tendremos un instrumento creíble para reforzar el papel internacional del euro”, constató.

En cualquier caso, señaló que tras dos décadas de existencia, la divisa se ha convertido en la segunda moneda mundial de referencia y sesenta países han vinculado “de una u otra manera” sus unidades monetarias al euro.

Disqus Comments Loading...