Pedro Sánchez, que podría ‘vetar’ el partido de Miami, ve con buenos ojos que España opte al Mundial de 2030

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, ha calificado de "cordial" y "productiva" la reunión que han mantenido este miércoles el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y él mismo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Palacio de La Moncloa, en la que han tratado, entre otros asuntos, la posible candidatura de España a la Eurocopa de 2028 o al Mundial de 2030, que en este caso sería individual o bien de forma conjunta con Portugal o Marruecos. El hecho de que Qatar albergue el de 2022 y EEUU, México y Canadá el de 2026 y después de que todos los grandes países europeos importantes han albergado citas de selecciones salvo España en los últimos decenios provocan que España tendría serias opciones, y la propuesta ha sido acogida de buen grado por el presidente del Gobierno. El Girona-Barça de Miami, sin embargo, no convence a ninguna de las partes y la LFP y, la AFE tendrán que convencerlas de que no será politizado para que se lleve a cabo.

Pedro Sánchez ha recibido a ambos dirigentes durante más de una hora, en la que se han abordado también otros asuntos relacionados con el fútbol español y la implementación de los cambios normativos a nivel nacional e internacional, informa la RFEF.

Uno de ellos es la posible disputa de un partido liguero, concretamente el Girona-Barcelona, en Miami, un encuentro que a ninguna de las tres partes termina de convencer dada la situación política actual, si bien las partes de han emplazado a recabar información antes de hacer efectivo el ‘veto’ que podrían llevar a cabo.

A la salida de la reunión, Luis Rubiales ha calificado la misma como “cordial y productiva, en un ambiente muy cercano”, en la que las tres partes han mostrado su intención de “mejorar juntos”. También ha anunciado la creación de grupos de trabajo conjuntos para seguir progresando por el bien del fútbol español.

El presidente de FIFA, Gianni Infantino, ha subrayado “lo importante que es que las relaciones entre el Gobierno y la RFEF sean buenas”, por lo que ha mostrado su intención siempre de contribuir a ello. “Hay que ir de la mano”, ha concluido el máximo responsable de la FIFA.