El canadiense Woods se estrena en La Vuelta y Valverde recorta tiempo al líder Yates

Enric Mas se sitúa tercero de la general y Nairo Quintana queda prácticamente descartado de cara al triunfo final

El ciclista canadiense Michael Woods (Team EF-Drapac) ha ganado este miércoles la decimoséptima etapa de la Vuelta a España, disputada entre Getxo y el Balcón de Bizkaia sobre 157 kilómetros, superando a sus compañeros de fuga, mientras que Alejandro Valverde (Movistar) ha recortado 8 segundos al líder Simon Yates (Mitchelton-Scott).

Woods no sólo se estrena como ganador de etapa en La Vuelta sino que, en su segundo triunfo como profesional, lo hace en una gran ronda. El canadiense, que atacó y también supo sufrir, superó en las durísimas rampas del Balcón de Bizkaia a Dylan Teuns (BMC) o David De la Cruz (Team Sky).

Entre los favoritos, el español Valverde fue la cara bonita del Movistar al llegar, junto a Enric Mas (Quick-Step Floors), con 8 segundos de ventaja a meta respecto al líder Simon Yates, y la cara fea fue el sufrimiento de un Nairo Quintana que parece decir adiós a sus aspiraciones de victoria en Madrid.

Quintana: “No tenía más fuerza”

Quintana lamentó haber perdido casi un minuto en relación al líder de La Vuelta, el británico Simon Yates, y aseguró que “no” va a “decir mentiras” porque “la verdad” es que “no tenía más fuerza” tras la decimoséptima etapa, que finalizó en el Balcón de Bizkaia.

“Se ha cedido tiempo, y la verdad es que no tenía más fuerza. No vamos a decir mentiras de que estoy enfermo, porque es lo que es. Siento que estoy bien, pero no había más fuerza. Se ha ido rápido todo el día y desde el principio de la última subida me ha costado coger el paso”, reconoció el corredor cafetero, que es sexto en la general a 2:11 del maillor rojo.

“Me han sacado al final de punto y he ido manteniendo, manteniendo, hasta poder llegar con Kruijswijk, que también ha cedido. Lo bueno es que Alejandro ha llegado adelante, ha picado tiempo con Yates. Por mi parte tengo que seguir ahí para lo que pueda jugar como estrategia del equipo”, admitió Quintana.

De esta forma, el ciclista del Movistar, campeón de La Vuelta en 2016, explicó que “el objetivo era y es ganar la carrera para Movistar”. “Ya sea con Alejandro o conmigo. Él estuvo fuerte y vamos a respaldarlo. Este equipo siempre ha funcionado así: la carrera es la que dicta el liderazgo en caso de haber más de un líder y lo que importa es el equipo sea el ganador. Seguiremos trabajando como el gran grupo que somos; a ver qué pasa en estas etapas”, finalizó.

Alejandro Valverde (Movistar Team) ha señalado por su parte que espera seguir sacando “sobresaliente” en los exámenes que están por llegar.

“La Rabassa no me va mal, la conozco bastante bien. Como me ha dicho Alberto Contador, que estaba hoy en el podio, tengo que cuidarme y comer bien porque allí tuve un ‘pajarón’ tremendo en 2008. Vamos pasando exámenes día a día y estamos saliendo con sobresaliente”, señaló a los medios tras la decimoséptima etapa.

Además, cree que ahora, con el hundimiento de su compañero Nairo Quintana, al que sacó un minuto, es el líder del equipo. “Nairo ha cedido un poco más de tiempo y lo tiene más difícil. No hemos llegado al hotel ni hablado, pero sí es cierto que la carrera se está poniendo más favorable para mí”, reconoció.

“La verdad es que no va mal la cosa, ocho segundos con Yates hoy buenos son, aunque sigue estando por delante. Sabíamos que podía ser un día en el que pasasen cosas a cualquiera, viniendo de un descanso y de una crono tan exigente como la de ayer”, señaló sobre la etapa.

Apuntó que no tenía claro dónde atacar, aunque sí el querer hacerlo. “Hablaba con Nairo, me decía que iba bien, pero en la tercera semana de las Grandes Vueltas el cuerpo nunca se sabe por dónde te va a salir”, manifestó el murciano.

“Astana se ha puesto muy fuerte pero en esos primeros kilómetros del Balcón veía como que Miguel Ángel (López) quería soltarse de la rueda de Pello Bilbao. En cuanto ha empezado lo duro del puerto he arrancado para ver cómo estaba la gente”, apuntó en este sentido.

Sobre lo que está por venir, en Andorra con La Rabassa y La Gallina, cree que a tenor de las diferencias “muy escasas” de este miércoles dejan todo abierto. “En cualquier momento de las etapas que quedan se pueden volver muy grandes”, advirtió.

Disqus Comments Loading...