Pedro Sánchez sostiene a Carmen Montón pese a que sus explicaciones no convencen ni al PSOE

Desde que a primera hora del lunes estalló el escándalo del máster de la ministra de Sanidad, Carmen Montón, se han sucedido las explicaciones de la propia interesada. Pero, lejos de despejar las dudas que se ciernen sobre la forma en que consiguió ese título de la Universidad Rey Juan Carlos, han contribuido a aumentarlas. Si a ello se suman las revelaciones de la URJC, admitiendo que sus notas fueron alteradas, y las críticas procedentes de algunos sectores socialistas, se podría pensar que a Montón se le complica su futuro. Pero, justo cuando parecía que tenía las horas contadas, el Gobierno, con Pedro Sánchez a la cabeza, se ha lanzado a defenderla. Habrá que estar atentos, no obstante, a próximos acontecimientos.

El lunes fue llamativo el silencio de todo el Ejecutivo. Este martes, lo ha roto el propio presidente, Pedro Sánchez, con una declaración breve pero contundente: “La ministra de Sanidad está haciendo un extraordinario trabajo y va a seguir haciéndolo”. Antes se habían pronunciado dos figuras significativas del partido que han salido al paso del evidente malestar del PSOE: José Luis Ábalos, que además de ministro de Fomento es secretario de Organización del partido, y Adriana Lastra, que además de portavoz socialista en el Congreso es vicesecretaria general.

Los tres -Sánchez, Ábalos y Lastra- han tratado de atajar la incomodidad de los socialistas que lo están pasando mal con la polémica, Y es que temen seriamente que sus esfuerzos para convencer de que con su llegada al Gobierno se ha instalado un nuevo estilo en la Moncloa queden totalmente desacreditados. No han faltado voces críticas pidiendo la dimisión de Montón, aunque en las filas del partido se admite que se enfrentan con una disyuntiva complicada. El exministro Màxim Huerta, que dimitió a las pocas horas de su nombramiento por un ‘affaire’ fiscal, era un independiente y su marcha no afectó a la reputación del PSOE. Montón, sin embargo, es una figura con una amplia trayectoria orgánica y el daño que acompañe a su caída puede ser más difícil de controlar.

PSOE y PP tratan de diferenciar sus respectivos escándalos

“Tanto la dirección del PSOE como el Gobierno están manteniendo su apoyo a la ministra porque creen en las explicaciones que está dando, ha dicho Ábalos. También ha incidido Ábalos en que “lo único que tiene en común” el caso del máster de Montón con los de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes y el presidente del PP, Pablo Casado, es que son impartidos por el Instituto de Derecho Público de la URJC y en que cada situación es “distinta”. “Aquí no ha habido ninguna prevalencia de la condición, ninguna petición de trato de favor ni de ajustar una enseñanza al interés que se pudiera tener personalmente”, ha considerado.

Lastra, por su parte, ha asegurado que Montón  no fue consciente de estar beneficiándose de un presunto trato de favor por parte de la universidad, que no tuvo el mismo nivel de exigencia con la entonces diputada del PSOE que con otros alumnos. Es decir, la portavoz se ha limitado a reproducir el mismo argumento que utilizó Montón en la rueda de prensa que ofreció el lunes y que recuerda, sospechosamente, al que esgrimió la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, cuando se vio envuelta en un escándalo similar que acabó con su dimisión. También se parece, y mucho, a algunas de las explicaciones que ha dado el actual líder del PP, Pablo Casado. Tanto, que socialistas y ‘populares’ se esfuerzan en marcar unas diferencias que a simple vista resulta difícil apreciar.

La portavoz socialista en el Congreso ha hablado después de que tres partidos de la oposición, dos de ellos aliados de Pedro Sánchez en la moción de censura que derribó a Mariano Rajoy (Podemos y PDeCAT) hayan pedido que la ministra comparezca en el Congreso para explicar el enredo del máster. El tercero es Ciudadanos que ha aprovechado para lanzar una nueva ofensiva no solo contra el Gobierno y el PSOE, sino también contra el PP. Los dos grandes partidos son, a juicio del partido naranja, un “ejército de ocupación de la universidad”. Lo ha dicho su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, que ha denunciado cómo ambas formaciones se han unido para evitar que se erradiquen los “enchufes”: el Gobierno vetando una proposición de ley de Cs sobre rendición de cuentas de las universidades españolas, y el PP votando en contra de levantar ese veto, según ha explicado.

Una vez que ha sido solicitada su comparecencia por los tres grupos parlamentarios, el PSOE no ha tenido más remedio que avanzar que será la propia ministra quien pida comparecer para explicarse. Lo ha anunciado Adriana Lastra, quien en ese intento por diferenciar el caso Montón de otros que afectan al PP ha dicho que la ministra, a diferencia de Casado, cuyo máster investiga el Tribunal Supremo por su condición de aforado, está dando todas las explicaciones que se le están demandando.

El miedo del PP al ‘efecto boomerang’ contra Casado

El PP, por su parte, se enfrenta con la difícil tarea de criticar a la ministra socialista pero sin pasarse, para que la crítica no se vuelva en su contra, es decir, en contra de su presidente. Por eso, su portavoz parlamentaria, Dolors Montserrat, ha insistido en el respeto a la presunción de inocencia después de que Casado advirtiera el lunes de que no iba a caer en la misma táctica que otros han empleado contra él. Montserrat, eso sí, ha denunciado la doble vara de medir del PSOE. Ante la posibilidad de que la ministra acabe cayendo y a Casado se le exija un paso atrás en justa correspondencia, los ‘populares’ objetan que ambos casos no son comparables porque en el máster de su líder no ha habido sustitución de las notas y porque este sabía perfectamente dónde se impartía. Según eldiario.es, Montón no tenía ni idea de que el máster se hubiera impartido en Vicálvaro y lo explicó afirmando que en esa época no tenía carné de conducir y acudía en taxi.

Por lo demás, entre los ministros que han respaldado a la titular de Sanidad destaca la ministra de Justicia, Dolores Delgado, le ha mostrado este martes su “absoluta solidaridad”. No obstante, ha señalado que no ha podido escuchar las declaraciones que ha hecho la titular de Sanidad en una entrevista en la Cadena SER en la que ha rechazado dimitir porque se encontraba ya en el Congreso para la comparecencia que tenía prevista.

También la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha apoyado a Montón aunque ha sufrido un lapsus refiriéndose a ella en pasado como si hubiera dimitido. “Creo que ha sido muy rápida en salir a dar explicaciones. Yo no las he escuchado y por tanto no puedo comentar. Sí puedo decir que desde la perspectiva de su labor como ministra ha sido… está siendo absolutamente extraordinaria y es impresionante ver la cantidad de iniciativas que ella ha liderado y en las que está invirtiendo toda su energía”, ha comentado Calviño en un desayuno informativo.

Disqus Comments Loading...