La Diada evidencia la distancia entre Torra y Junqueras y mide las fuerzas del independentismo

El independentismo medirá hoy un año más sus fuerzas en una Diada del 11 de septiembre marcada por la reivindicación soberanista en favor de la libertad de los "presos políticos y exiliados", procesados por haber impulsado el referéndum unilateral del 1 de octubre del año pasado. De momento, la brecha entre Junts per Cat y ERC ha vuelto a quedaren evidencia a raíz de los pronunciamientos de los dos máximos representantes de las formaciones secesionistas, Quim Torra y Oriol Junqueras.

En su declaración institucional de la noche del lunes, Torra ha hecho un llamamiento a los catalanes a “resistir” ante “las injusticias, las amenazas, el miedo y la violencia” y se ha comprometido a “hacer efectiva la república” catalana. “Lo haremos por todos los presos políticos y exiliados y por todos aquellos que son perseguidos por defender la libertad de Cataluña y por haber dado la palabra al pueblo en el referéndum de autodeterminación del 1-O”, ha subrayado.

Torra ha asegurado que no hay que abandonar “nunca” las “banderas del diálogo, de la paz, de la palabra”: “Quizá alguien lo querría e intenta provocarlo. No lo conseguirá. La palabra y el voto son nuestras únicas herramientas, son nuestros baluartes”, ha advertido. Frente a quienes acusan al independentismo de dividir a la sociedad catalana en dos mitades, ha recalcado que “la libertad no fractura nunca, lo que fractura es su ausencia”. De hecho, frente a quienes ven quebrantada la convivencia en Cataluña ante las reivindicaciones soberanistas, ha remarcado que “convivir es vivir los unos con los otros, y no los unos debajo de los otros”.

“Os invito a hacer valer siempre la verdad, a desenmascarar la mentira cuando haga falta. Os invito a mantener siempre el buen tono y la sonrisa, a pesar de los insultos y las humillaciones”, ha insistido Torra, que ha apelado a los catalanes a defender “apasionadamente las libertades democráticas” y ha concluido su mensaje con un “Viva Cataluña libre”.

Por su parte, el líder de ERC y exvicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, ha indicado que no ve “atajos” para llegar a la independencia sin un referéndum acordado con el Estado y ha apostado porque el soberanismo hable “claro”, pues hay que “admitir dónde estamos y no dónde nos gustaría estar”, ha añadido. Así se ha expresado Junqueras en una entrevista contestada por escrito desde la prisión de Lledoners (Barcelona), que hoy ha hecho pública TV3 en la víspera de la Diada de Cataluña.

Frente a la actitud excluyente de Torra y otros dirigentes de JxCat, que afirman no estar en absoluto preocupados porque la mitad de los catalanes no participe en la Diada, Junqueras ha señalado que una de las “debilidades” del soberanismo ha sido no aglutinar a más parte de la sociedad catalana y ha hecho hincapié en que hay que hacer “un esfuerzo de inclusividad”, pues el independentismo debe “seducir para ganar”.

El dirigente republicano cree que en el futuro todo dependerá de “nuestra fortaleza democrática, y ésta se cuenta con votos y con la complicidad de una sociedad vital, organizada, en la que los agentes sociales y económicos estén implicados y sean partícipes”, pues “contra más fuertes seamos, más difícil será parar la democracia”.

Junqueras ha subrayado que no ve “ningún beneficio” en anticipar elecciones porque Cataluña “necesita estabilidad y unas instituciones fuertes” y, a partir de ahí, ha apostado por “construir una mayoría social más amplia que nos dé más fuerza para conseguir un estado independiente”. Ha indicado que el paso del Gobierno de Pedro Sánchez para dialogar “es, a priori, un indicador de un cambio de voluntad, pero tiene que ser sincero y tener concreciones”, pues si no va más allá “será una fachada y gestos vacíos”. Y ha denunciado que no ha tenido “una instrucción justa ni tendrá un juicio justo” porque es un “juicio político y relleno de irregularidades y excesos”.

Disqus Comments Loading...