Dimite la ministra Montón por irregularidades en su máster de la URJC tras recibir el apoyo de Sánchez

Carmen Montón ha presentado su dimisión tras casi 48 horas de pasión, en las que la exministra de Sanidad se ha esforzado en dar explicaciones sobre su máster de la Universidad Rey Juan Carlos que no han podido disipar las sospechas sobre un trato de favor similar al que recibieron Cristina Cifuentes y Pablo Casado. La gota que ha colmado el vaso ha sido la información de que plagió párrafos enteros de su Trabajo de Fin de Máster. Y el principal damnificado es el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tras mantener silencio durante todo el lunes ha salido este martes a respaldar a su ministra. Quedan tocados el propio Sánchez, su Ejecutivo y su partido, el PSOE, donde muchas voces habían reclamado la inmediata dimisión de Montón.

“Los españoles y españolas tienen un magnífico presidente del Gobierno y para que esta situación no influya le he comunicado mi dimisión”, ha dicho Montón tras hacer un breve balance de su gestión. La ya exministra ha asegurado que ha dado todo tipo de explicaciones para aclarar “todo lo que dependía exclusivamente de su responsabilidad” y ha vuelto a negar ser responsable de irregularidad alguna. El presidente la ha despedido con un mensaje en su cuenta de Twitter:

Durante su comparecencia, Montón ha citado entre sus logros la recuperación de la sanidad universal, haber sentado las bases para la eliminación del copago y el acceso de mujeres solas y lesbianas a la reproducción asistida en la sanidad pública. Además, se ha referido a la mejora de los derechos de las personas dependientes, haber iniciado el proceso para la elaboración de la ley de protección frente a la violencia contra la infancia, el real decreto para la mejora de la atención y la acogida solidaria de los menores extranjeros no acompañados así como la recuperación de las cotizaciones a la Seguridad Social de las cuidadoras no profesionales de personas dependientes.

“Creo que es un buen balance para los primeros cien días” al frente del departamento, ha dicho, aunque ha reconocido que queda mucho por hacer y se ha mostrado convencida de que “el Gobierno de Pedro Sánchez lo va a hacer”. Antes de concluir su comparecencia, Montón ha agradecido a sus compañeros ministros su “sincero afecto” y ha dado las gracias a su equipo en el Ministerio por su “magnífico trabajo y enorme esfuerzo” y, por último, a sus compañeros del PSOE por su “apoyo y su cariño”. Queda la duda de si este último mensaje encerraba cierto sarcasmo habida cuenta de las voces socialistas que se han alzado en las últimas horas para reclamar su renuncia.

La dimisión de Montón es la segunda que se produce en el Gobierno de Pedro Sánchez, apenas 100 días después de su constitución, pero su gravedad es considerablemente mayor que la de la primera. El exministro Màxim Huerta, que dimitió a las pocas horas de su nombramiento por un ‘affaire’ fiscal, era un independiente y su marcha no afectó a la reputación del PSOE. Montón, sin embargo, es una figura con una amplia trayectoria orgánica y el daño que acompañe a su caída puede ser más difícil de controlar. Además, está el delicado ‘detalle’ de la implicación personal del presidente sosteniendo a su todavía ministra a primera hora de la tarde. “Lo único que puedo decir como presidente del Gobierno es que la ministra está haciendo un extraordinario trabajo y lo va a seguir haciendo”, ha dicho Sánchez en los pasillos del Senado.

La declaración del jefe del Ejecutivo ha sido un puñetazo en la mesa fallido para intentar controlar las críticas que se habían levantado desde las filas socialistas ante la incapacidad de comprender por qué se estaba cayendo en los mismos errores que condujeron a la caída de Cifuentes y que podrían acorralar a Casado en las campaña electorales que hay por delante. No hace falta recordar que en 2019 hay elecciones municipales y autonómicas, además de europeas. Entremedias, se espera un adelanto electoral en Andalucía y otro en Cataluña.

El detonante de la dimisión ha sido la noticia del plagio que ha difundido La Sexta: al menos 19 de las 52 páginas del Trabajo Fin de Máster de Montón contienen párrafos plagiados sin referenciar de trabajos anteriores, fundamentalmente de un trabajo desarrollado años atrás en la Universidad Jaume I e incluso de la Wikipedia. La cadena de televisión ha mostrado los textos que han sido reproducidos en su integridad y ha asegurado haber encontrado párrafos enteros de al menos cinco autores que en el trabajo no aparecen citados.

El plagio, además, se ha conocido después de que eldiario.es, que destapó el lunes el escándalo, aportara este martes nuevos datos, como que la exministra no aprobó todo su máster en la convocatoria de junio de 2011 ya que, según consta en su ficha de alumna, al menos en una asignatura aparecía con un “no presentado” cuando acabó el curso que ella defiende que había superado. El 25 de noviembre de ese año “alguien entró en el sistema informático” de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y cambió ese “no presentado” por un “aprobado”, pese a que las actas del curso ya estaban cerradas. Algo por lo que Montón ha dicho a primera hora de este martes en la Cadena SER que no pensaba dimitir ya que no consideraba que fuera su responsabilidad si se cambiaron o no las notas. Ha asegurado que presentó su trabajo de fin de máster sobre estudios de género en junio de 2011, lo que, según eldiario.es, habría sido fraudulento porque en ese momento no tenía todas las demás asignaturas aprobadas.

La modificación de nota fuera de plazo explicaría por qué el título oficial de Montón dice que lo completó en 2012: “Porque le aprobaron la última asignatura en ese curso académico”. De hecho, no es la primera vez que un máster del instituto universitario que dirigía Enrique Álvarez Conde presenta una irregularidad de este tipo, ya que lo mismo ocurrió con la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes y la funcionaría Amalia Calonge, que modificó las notas a posteriori para cambiar un “no presentado” por otra nota.

Montón negó el lunes cualquier irregularidad en la obtención de su máster en la URJC:“No he cometido ninguna irregularidad” y “no tiene nada que ver con otros desgraciados casos” aseveró en una rueda de prensa en la que defendió que dispone de numerosa documentación que acredita que cursó el máster y que sentía el “respaldo del presidente” del Gobierno, Pedro Sánchez. Ha tenido que espera más de 24 horas para que Sánchez expresra verbalmente ese apoyo pero, finalmente, ha caído dejando el mal sabor de boca de un desgaste exprés que se podría haber evitado con una reacción mucho más rápida.

Este martes, antes de hacer su anunciada declaración en el Senado, Sánchez ha enviado a sus dos principales escuderos a respaldar a Montón en un intento de acallar las críticas procedentes del PSOE. Ambos, José Luis Ábalos y Adriana Lastra, han rechazado que el caso de la exministra tuviera algo que ver con los de Cifuentes y Casado. La estrategia ha sido llamativamente coincidente con la del PP, empeñado en marcar distancia para que el escándalo de la todavía ministra no se volviera en contra como un boomerang de su propio líder, Pablo Casado, en el caso de una exigencia de responsabilidades por su parte.

Por eso, la portavoz parlamentaria de los ‘populares’, Dolors Montserrat, ha insistido en el respeto a la presunción de inocencia después de que Casado advirtiera el lunes de que no iba a caer en la misma táctica que otros han empleado contra él. Montserrat, eso sí, ha denunciado la doble vara de medir del PSOE. Ante la posibilidad de que la ministra acabara cayendo, lo que abre la puerta a que se exija a Casado un paso atrás en justa correspondencia, los ‘populares’ objetan que ambos casos no son comparables porque en el máster de su líder no ha habido sustitución de las notas y porque este sabía perfectamente dónde se impartía. Según eldiario.es, Montón no tenía ni idea de que el máster se hubiera impartido en Vicálvaro y lo explicó afirmando que en esa época no tenía carné de conducir y acudía en taxi.

Disqus Comments Loading...