La Fiscalía propone que los tuiteros condenados por delitos de odio no vayan a la cárcel

El Ministerio Público considera que, en vez de ir a prisión, podrían trabajar con asociaciones de víctimas o visitar memoriales del Holocausto

La fiscal general del Estado, María José Segarra, cree que es necesario ponderar “adecuadamente” la libertad de opinión y expresión y las conductas delictivas que inciten a delitos de odio y a humillar a las víctimas. Cree, en pocas palabras, que deberían rebajarse las penas previstas o tendría que existir una alternativa a la cárcel para todos los tuiteros condenados por este tipo de delitos. Según informa ‘El País’, la alternativa a la prisión podría pasar por visitar memoriales del Holocausto o trabajar con colectivos de víctimas.

El objetivo de la Fiscalía pasa por modificar el artículo 510 del Código Penal por el que en los últimos años se ha condenado a penas de cárcel a usuarios de Twitter que habían publicado mensajes de contenido homófobo, racista, antisemita o contra víctimas de algún colectivo.

En su discurso durante la apertura del año judicial, Segarra ha señalado que la Fiscalía está redactando una circular que fije una posición unificada de los criterios de actuación en esta materia.

El artículo 510 contempla penas de hasta cuatro años de cárcel para quienes inciten al odio por razón de género, raza, religión u otra circunstancia en público. Sin embargo, la mayoría de tuiteros que ponen comentarios ofensivos contra victimas de ETA, por poner un ejemplo, no pertenece a la organización y actúa por impulso.

Especialmente sonado fue el caso de Cassandra Vera, que fue condenada por la Audiencia Nacional a un año de prisión y a siete de inhabilitación absoluta por publicar en su cuenta de Twiter varios comentarios en tono de burla, entre otros, sobre el asesinato a manos de ETA en 1973 de Luis Carrero Blanco. El Tribunal Supremo la acabó absolviendo en marzo de este año.

Precisamente, este mismo lunes, el fiscal ha mantenido en el juicio su petición de un año de prisión para un joven de 24 años acusado de ensalzar a las bandas terroristas ETA y GRAPO en las redes sociales Twitter y Facebook con alguna mención también a Al Qaeda y humillando a víctimas de la primera banda como Irene Villa.

El acusado, V.S.A., cuyo abogado ha solicitado su absolución, ha reconocido ser el autor de algunos textos que le atribuye el fiscal pero ha asegurado que lo hizo cuando era estudiante como “una sátira y una parodia exagerada”.

Ha añadido que lo hizo para solidarizarse con más de una veintena de tuiteros que fueron detenidos entre febrero y abril de 2014 por apología del terrorismo porque le parecía injusto ya que entendía que habían ejercido su libertad de expresión. En todo caso ha asegurado que no tiene afinidad alguna ni con ETA, ni con GRAPO ni con Al Qaeda.

El fiscal ha reconocido que los mensajes del acusado no parece que puedan crear un caldo de cultivo mediático que suponga un peligro de que provoque la comisión de atentados aunque podían tener una gran difusión ya que eran perfiles abiertos a cualquiera que accediera a internet.

No obstante ha explicado que mantiene su acusación por el contexto en el que se publicaron los mensajes, que podían transmitir la idea de que un cierto grado de violencia es “aceptable” cuando una organización como Al Qaeda seguía actuando, y ha añadido que además hay expresiones vejatorias como las referidas a Irene Villa.