Una tensa marcha en Barcelona critica la negociación entre el Gobierno y la Generalitat

Unas 2.000 personas, según fuentes municipales, se han manifestado este domingo en la avenida Paral·lel de Barcelona para defender la unidad del Estado y reprochar al Gobierno de Pedro Sánchez los acuerdos que ha cerrado con "terroristas y separatistas".

Cerca de las 12.00 horas, los asistentes se han reunido en el Paral·lel para llegar hasta plaza España, donde se han pronunciado unos discursos, y han llevado un cartel como cabecera con el mensaje ‘No pactos con terroristas ni con separatistas’.

En la manifestación han asistido el mismo organizador, el empresario José Manuel Opazo; el presidente de Vox, Santiago Abascal; el secretario de General de Vox, Javier Ortega, y otros representantes de 62 asociaciones, como Somatemps y Tabarnia.

En rueda de prensa después de la marcha, Opazo ha explicado que esta movilización no va a terminar con este acto, sino que “se va a convertir la resistencia” ya que, a su juicio, el Estado se encuentra en un estado de indefensión enfrente de los soberanistas catalanes.

En este sentido, ha explicado que desde el extranjero son varios los que están organizando un “plan de ataque dentro de la legalidad” para traer a los políticos en el extranjero al Estado.

Opazo ha añadido que “lo que no haga el Gobierno, lo hará la ciudadanía”, y ha aseverado que, en sus palabras, el enemigo es el presidente Sánchez que pacta con el diablo.

En declaraciones a los medios antes del inicio de la marcha, el presidente de VOX ha explicado que esta movilización era, en sus palabras, necesaria y que “la continuación del golpe” hace estar muy alerta a su partido.

En este sentido, ha detallado que la única forma de arreglar la situación en Cataluña es “la suspensión de la autonomía, la disolución de los Mossos d’Esquadra y la ilegalización de los partidos separatistas y de las fuerzas que han participado en el golpe”.

Media hora antes del inicio de la manifestación, unas 200 personas –cifra según fuentes municipales– de la ‘Unitat contra el feixisme i el racisme’ (UCFR), que está conformado por distintas entidades como los CDR, se han concentrado entre la avenida Mistral y la calle de Llançà en Barcelona para visibilizar que “la otra manifestación está convocada por fascistas”.

En declaraciones a los medios, un portavoz de UCFR ha explicado que querían abrir los ojos a la gente pero sin provocar altercados, “queremos apartarnos de cualquier intento de agresión”.

Las dos manifestaciones han coincidido cerca de Plaça España con un cordón policial en medio, y se ha registrado un intercambio de provocaciones como ‘Fuera fascistas de nuestros barrios’ por parte de los de UCFR y ‘Puigdemont a prisión’ por parte de los defensores de la unión del Estado, pero no ha habido ningún tipo de agresión.