Johnson acusa a May de poner un “chaleco suicida” a la Constitución británica

El abanderado del 'Brexit' cree que May se abrió "a un chantaje perpetuo" de Bruselas al aceptar sus exigencias sobre la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte

El exministro de Exteriores británico Boris Johnson acusa a la primera ministra, Theresa May, de poner un “chaleco suicida” a la Constitución británica en la negociación con la Unión Europea (UE) para el “Brexit”, en un artículo que publica “The Mail on Sunday”.

En el texto, donde también expone su visión el actual titular del Foreign Office, Jeremy Hunt, Johnson asegura que May ha “entregado el detonador” de ese imaginario chaleco a Michel Barnier, el negociador jefe de los Veintisiete.

El abanderado del “Brexit”, que dimitió del Gobierno el pasado julio por desacuerdos con el plan de May, cree que ésta se abrió “a un chantaje perpetuo” de Bruselas al aceptar sus exigencias sobre la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

La UE condiciona cualquier acuerdo con el Reino Unido a que se mantenga una frontera sin barrera física en el territorio irlandés, a fin de proteger el proceso de paz de 1998, y plantea que, si esto no se consigue, Irlanda del Norte permanecería en el mercado único.

Por ceder a esta premisa, el Reino Unido está sufriendo “una humillación” en las negociaciones, y parece un “enclenque” de 45 kilos doblegado “por un gorila” de una tonelada, escribe Johnson, en su habitual lenguaje provocador y colorido.

En su opinión, el Gobierno no ha invertido lo suficiente en idear un método para asegurar la fluidez fronteriza en la isla de Irlanda porque a algunos miembros les interesa quedarse en la UE.

Con el plan de Chequers -la estrategia de Londres, por la que él dimitió-, este país aceptará las reglas de Bruselas “para siempre, sin voz en la elaboración de las mismas”, convirtiéndose en un Estado “vasallo”, advierte.

El exministro, de quien se dice que se posiciona para arrebatar a May su liderazgo, sostiene que, durante la negociación, la UE ha conseguido “lo que ha querido”.

“Nos las hemos arreglado para reducir el gran ‘brexit’ británico a dos terribles opciones: o dividimos la unión (el país), o todo el país debe aceptar la legislación de la UE para siempre”, lamenta.

Por su parte, Hunt, sustituto de Johnson y que abogó por la permanencia en la UE en el referéndum del 23 de junio de 2016, pide a los ciudadanos que apoyen a Theresa May en esta fase “crucial” de las negociaciones, y asegura que la líder conservadora respetará el deseo de los británicos de recuperar su soberanía, dinero y fronteras.

Hunt recuerda que esta negociación para salir de la UE es pionera, por lo que “es un camino sin señales” y, de cara a los críticos -la mayoría en el propio Partido Conservador-, subraya que “nadie más tiene un plan detallado que cumpla las instrucciones del pueblo británico y tenga opciones de prosperar en las negociaciones”.