Merkel se fija como objetivo el pleno empleo en 2025

Los presupuestos de Alemania para 2019 tratarán de aprovechar el incremento de los ingresos para bajar el impuesto sobre la renta, buscar el pleno empleo para 2025, inversiones en infraestructuras básicas y más ayuda al desarrollo

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que el pleno empleo en toda Alemania es un objetivo prioritario de los Presupuestos de 2019, que comenzarán a debatirse la próxima semana en el Parlamento.

La consecución del pleno empleo en 2025 “en todas partes de Alemania” es clave en el proyecto presupuestario del Gobierno de coalición, declaró Merkel en su habitual vídeomensaje de los sábados.

La canciller dijo que en primer lugar de lo que se trata en el proyecto que debatirá en primera lectura el Bundestag (Parlamento Federal) es de aprovechar el incremento de los ingresos para bajar el impuesto sobre la renta.

Esa situación permitirá además, según Merkel, incrementar las ayudas por hijo que reciben las familias.

La segunda prioridad será “el equilibrio social en nuestro país. Aquí se trata sobre todo de un punto clave, que queremos alcanzar en 2025 el pleno empleo en todas las partes de Alemania”, agregó.

“Eso significa que tenemos que ocuparnos sobre todo de los parados de larga duración. Ahí invertiremos más para que la gente vuelva al primer mercado de trabajo”, dijo la canciller.

Según los datos más recientes el índice de desempleo en Alemania se situó en agosto en el 5,2 %, con 2.351.000 personas sin trabajo, 26.000 o un 0,1 % más respecto a julio.

La definición de pleno empleo tiene relación con la situación de un país en el que todas las personas en edad laboral y que quieren trabajar tienen un empleo, aunque hay diferentes criterios a la hora de establecer a partir de qué nivel de paro se puede constatar que se da aquella.

La canciller añadió en su mensaje que la tercera prioridad de los Presupuestos en 2019 será las inversiones en infraestructuras básicas, como carreteras y ferrocarril, y en la infraestructura digital.

En cuarto lugar la canciller situó los gastos destinados a la seguridad interna y externa de Alemania: más personal en el caso de la primera y más ayuda al desarrollo en el caso de la segunda.