Del Potro se cruza en el camino de Djokovic en la conquista de otro grande

Djokovic vuelve a una final de un grande tras disputar la de Wimbledon con el reto de igualar en títulos de Grand Slam a Pete Sampras (14) frente a un Del Potro que llega como número tres del mundo

TORNEO DE INDIAN WELLS |

La final del US Open pone en juego este domingo (22.00/Eurosport) el último ‘grande’ de la temporada con Novak Djokovic y Juan Martín del Potro como aspirantes a triunfar en Nueva York, con el reto de los 14 ‘Grand Slams’ para el serbio y el segundo para el argentino, nueve años después y en el mismo sitio que el primero.

‘Nole’ vuelve a estar muy de moda, con un regreso no ya a las pistas sino a los títulos. El de Belgrado, que estuvo dos años casi perdido desde que ganara y completara el ‘Grand Slam’ con Roland Garros 2016, jugará este domingo en la Arthur Ashe su segunda final consecutiva de un ‘grande’, tras ganar Wimbledon en julio.

El exnúmero uno del mundo fue ganando vuelo este año hasta dar el golpe en Londres, sin conformarse con ello, para seguir hambriento por el tiempo perdido. La gira norteamericana invocó también viejos tiempos para un Djokovic que se llevó el torneo de Cincinnati y llegó echando humo a Nueva York, donde se dispone a jugar su octava final.

El de Belgrado está ahora a una victoria de igualar los 14 ‘grandes’ de Pete Sampras, el tercero en el ranking histórico que lidera Roger Federer (20) seguido de Rafa Nadal (17). El dos veces campeón en Flushing Meadows tendrá enfrente a un Del Potro al que domina en duelos entre ambos con un 14-4, y contra el que nunca ha perdido en un partido de ‘Grand Slam’.

Una victoria de los últimos siete enfrentamientos tiene el de Tandil. La torre argentina está eso sí ante un escenario soñado en la progresión que lleva las últimas temporadas. Desde que ganara en 2009 el título en Nueva York ante Federer y se puso como número cuatro del mundo, ‘DelPo’ comenzó un calvario de cuatro operaciones de muñeca, y un descenso a los infiernos, hasta el 1.045 del ranking.

El épico argentino, que volvió a la final neoyorquina con la retirada del lesionado Nadal, recuperó la fe en los Juegos de Río, ganó este año Indian Wells y dejó batallas ante los mejores que le devolvían a las quinielas. El ahora número tres del mundo tiene el reto de sumar su segundo ‘grande’ en su segunda final, para lo cual tendrá que derribar al tenista más en forma y último obstáculo de un ‘Big 4’ que junto a las lesiones le ha impedido un palmarés mayor.