Hacienda descarta que Juan Carlos I tenga cuentas a su nombre

Diego de Egea, instructor del caso, cree que no se ha aportado documentación que avale las alegaciones de Corinna sobre Juan Carlos I

La Oficina Antifraude de la Agencia Tributaria certificó al juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea que el rey emérito Juan Carlos I no dispone de cuentas en el extranjero a su nombre. El instructor requirió al fisco hace unos días que le certificase si el padre del actual monarca Felipe VI disponía de cuentas fuera de España antes de dar el paso de archivar el asunto conocido como ‘pieza Carol’ en el marco de la ‘Operación Tándem’.

El juez decidió abrir una pieza tras hacerse públicas unas grabaciones del comisario Villarejo en las que la empresaria alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein aseguraba que el rey emérito la usó como testaferro y que tenía cuentas en Suiza a nombre de su primo.

A raíz de la difusión de estas cintas, el magistrado abrió una pieza separada dentro de la investigación que había llevado a Villarejo a prisión en noviembre. La Unidad de Asuntos Internos de la Policía encargada del caso ya había localizado esas grabaciones dentro del material incautado en su domicilio. Sin embargo, todavía no había comenzado con su análisis.

Tres meses después, De Egea ha optado por dar carpetazo al asunto tras la práctica de alguna diligencia. Lo primero que hizo fue tomar declaración a Villarejo, que se negó a declarar.

Después, el instructor requirió a la ONIF que le comunicara si Juan Carlos I podría tener cuentas fuera de España para ver la credibilidad de la empresaria alemana, con quien mantuvo una relación de amistad. Es más, el propio magistrado señala la fecha de la grabación en mayo de 2015, en el domicilio de la alemana en Londres, “habiéndose producido la ruptura de la relación de amistad que mantuvo con Juan Carlos I”.

De Egea explica que no se puede seguir una investigación únicamente con las expresiones de la empresaria alemana, y sin ninguna otra prueba. Sostiene que de todos los documentos analizados por la Policía “no hay dato añadido que justifique las manifestaciones”. “Ni tampoco Corinna aportó documentación en la que pudiera fundamentar las alegaciones efectuadas en la conversación”, recoge el auto por el que archiva el asunto.

RELACIONADO