El juez archiva la pieza sobre Corinna y no ve pruebas de las afirmaciones sobre el Rey Juan Carlos I

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha archivado, siguiendo el criterio de la Fiscalía, la pieza del caso Tándem sobre los hechos revelados por la amiga de Juan Carlos I Corinna zu Sayn-Wittgenstein en una conversación con el excomisario José Villarejo en la que implicaba al Rey Juan Carlos I.
El juez archiva la pieza sobre Corinna y asegura que no hay pruebas de las afirmaciones sobre el Rey emérito

El magistrado ha tomado esta decisión al entender que no hay indicios de delito de descubrimiento y revelación de secretos y cohecho respecto a Villarejo, que era el único investigado en esta pieza denominada Carol.

Sobre los hechos que Corinna atribuye al rey emérito, del que destaca que era inviolable en el momento de la conversación, el juez dice que solo existe el relato que hace esta amiga del monarca y que en los documentos analizados no hay ningún dato que justifique esas manifestaciones.

En una nota, la Fiscalía informa de que había pedido al juez del caso Tándem, Diego de Egea, el archivo de la pieza llamada Carol sobre esa conversación, aunque sí ve indicios de delito en las posibles comisiones pagadas en la contratación de esa obra, si bien cree que estos hechos se deben investigar en una causa aparte al no guardar relación con la investigación a Villarejo.

Estas son las principales conclusiones del informe que Fiscalía Anticorrupción ha presentado este viernes ante el Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, sobre la pieza que recoge la conversación mantenida en Londres entre Corinna, Villarejo y un empresario español en la que, entre otros asuntos, se comentan presuntas actividades ilícitas del Rey emérito.

En el intercambio, Corinna se refiere a un terreno en Marruecos que Juan Carlos I habría puesto a su nombre y después querría recuperar, al pago de unas comisiones en las negociaciones de la construcción del AVE a la Meca a cargo de un consorcio de empresas españolas y a una serie de cuentas bancarias de las que el Rey sería titular real en Suiza bien bajo nombres supuestos, bien bajo la titularidad formal de un familiar, tal y como resume el informe de la Fiscalía.

Anticorrupción detalla sobre el terreno en Marruecos que lo comentado por Corinna “no resulta susceptible de investigación en sede penal” porque, “en primer lugar, no existe ningún elemento que permita colegir que tal terreno proceda de una actividad ilícita” ya que la titularidad del mismo a nombre de ella “podría deberse, como apunta ésta, a una posible elusión fiscal”.

Además, señala que “los datos, más allá de su posible trascendencia tributaria, no son suficientes para iniciar una investigación penal que tendría naturaleza prospectiva y que, en todo caso, remite a fechas en las que el entonces Rey Juan Carlos gozaba de la inviolabilidad que para el Jefe del Estado reconoce el art. 56.3 de la Constitución”.

En cuanto a las cuentas bancarias, la Fiscalía entiende que “los datos son notoriamente insuficientes para avanzar en la tramitación de esta pieza, pues aluden a una posible cuestión fiscal que no es susceptible de mayores indagaciones”. Considera que el “hipotético requerimiento de información a las autoridades suizas”, al desconocerse incluso las ciudades concretas, “no permitiría ir más allá” de la práctica internacional conocida como ‘fishing expedition’. “Todo ello sin perjuicio de las actuaciones que pueda llevar a cabo en sede administrativa la Agencia Tributaria”, apostilla, no obstante, la Fiscalía.

Por último, en relación a las supuestas comisiones ilegales de 80 millones de euros que según Corinna, se habrían repartido entre otros la Rey emérito, por la adjudicación del AVE a La Meca a empresas españolas en 2011, Fiscalía entiende que las revelaciones en este caso son “más concretas”, pues hay “identificación del contrato, de personas y de importes del contrato y de las posibles comisiones” y estos datos “aparecen complementados por otros documentos hallados”.

No obstante, dice que “en lo que atañe a la eventual intervención del hoy Rey emérito, los indicios son extraordinariamente débiles pues consisten en la mera referencia que hace una persona que no aparece directa ni indirectamente implicada en los pagos y que tampoco manifiesta la razón de su conocimiento”. En todo caso, recuerda que atendiendo a la fecha del supuesto pago, “también en este caso”, el entonces Rey Juan Carlos “gozaba de la inviolabilidad reconocida al Jefe del Estado”.

La Fiscalía señala que de cualquier modo, “al tratarse de un posible caso de corrupción en las transacciones comerciales internacionales, sí parece procedente iniciar una investigación”, por este delito y el de “cohecho”, aunque al margen de la instrucción sobre las actividades de Villarejo (caso ‘Tandem’) porque “ninguna conexión tiene con el mismo”.

La ayuda que pidió Corinna a Villarejo

En la misma pieza ‘Carol’ hay otra parte de la conversación que afecta directamente a las actividades de Villarejo y es aquella en la que la princesa germano danesa le solicita ayuda para un “relevante ciudadano británico” en sus problemas con Hacienda en España.

Anticorrupción también interesa el archivo de esta parte porque “el tema parece quedar en una fase inicial” y si bien podrían concurrir delitos de “cohecho pasivo y cohecho activo”, a falta de mayor concreción sobre el posterior desarrollo en España de los servicios pactados, el delito se habría consumado fuera del territorio nacional.

Tal y como recuerda el informe, la persecución de este delito, al igual que el mencionado sobre posible corrupción y cohecho en transacciones comerciales internacionales, exige la interposición de querella por el agraviado o por el Ministerio Fiscal que, para ello, debe acreditar indicios de criminalidad y comprobar que la jurisdicción penal española tiene competencias. Para saber si se dan estas circunstancias, ha pedido al Juzgado la expedición y remisión de testimonio de particulares.

El juez ha archivado hasta el momento dos de las cinco piezas del caso Tándem, entre ellas las pesquisas que afectaban a un trabajo de Villarejo contratado por el bufete Herrero y Asociados.

El Congreso impide una comisión de investigación

El Congreso de los Diputados no investigará las grabaciones en las que Corinna revelaba supuestas prácticas ilegales e irregulares del Rey emérito. La Mesa del Congreso, con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos,  rechazó el martes la creación de una comisión de investigación como solicitó Unidos Podemos.

El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, lanzó la idea de esta investigación parlamentaria en julio y después fueron el diputado de Podemos Rafael Mayoral y el de En Comu Joan Mena los que invitaron al resto de grupos a sumarse a la iniciativa para que naciera con el mayor respaldo posible.

Las comisiones de investigación las pueden solicitar dos grupos parlamentarios o 70 diputados, una cifra que Unidos Podemos no alcanza en solitario porque tiene 67 escaños. Enseguida adelantaron su disposición a firmar la petición los ocho diputados del PDeCAT, los cuatro de Compromís y los dos de EH Bildu que, con Unidos Podemos, suman 81 parlamentarios. Días después se sumó ERC, con lo que la iniciativa se registró con el respaldo de 90 diputados.

Tras el paréntesis estival, la iniciativa fue examinada este martes por la Mesa del Congreso, que rechazó su tramitación con los votos de PP, PSOE y Cs alegando que carece de encaje constitucional, conforme al criterio reiteradamente expresado por los servicios jurídicos de que el Legislativa controla al Ejecutivo, pero no a la Jefatura del Estado, sobre la que no tiene competencias.

En julio, el PP y el PSOE ya habían unido sus fuerzas en el órgano de gobierno de la Cámara para frenar el intento de Unidos Podemos de que la ministra de Haciendo, María Jesús Montero compareciera para explicar si pensaba abrir una investigación sobre esas posibles irregularidades fiscales de don Juan Carlos.

RELACIONADO