Óscar Rodríguez (Euskadi-Murias) gana en La Camperona y Herrada (Cofidis) salva el liderato

Nairo Quintana arañó 5 segundos a Simon Yates y 15 segundos a Valverde

El ciclista Óscar Rodríguez (Euskadi-Murias) ha ganado este viernes la decimotercera etapa de la Vuelta a España, disputada entre Candás y La Camperona sobre 174,8 kilómetros, dando la sorpresa al imponerse en las duras rampas a escaladores como Rafal Majka (Bora) o Sergio Henao (Sky), mientras que Jesús Herrada (Cofidis) cedió terreno pero sigue de líder de la general provisional.

Es el primer triunfo de Óscar Rodríguez como profesional, y da una alegría al equipo Euskadi-Murias en su primera participación en La Vuelta. Un triunfo de prestigio en las imposibles rampas de hasta el 20% de La Camperona, dejando en nada el ataque previo de Majka o Dylan Teuns (BMC).

Por detrás, Nairo Quintana arañó unos 5 segundos a Simon Yates (Mitchelton-Scott) y 15 segundos a su compañero Alejandro Valverde (Movistar) y el resto de favoritos. No hubo grandes ataques, sino cambios de ritmo, y ningún candidato aprovechó la jornada para dar un golpe sobre la mesa.

La victoria de su vida

Rodríguez (Euskadi-Murias) calificó como “la gran victoria” de su vida la de este viernes en La Camperona, en la decimotercera etapa de la Vuelta a España, aún incrédulo de su conquista con un “momento único” en su joven carrera.

“Ha sido la gran victoria de mi vida, un momento único que no me lo creo. No pensaba que podía ganar una etapa en La Vuelta y menos esta tan complicada. Me he acordado nada más llegar de mi novia que la oía gritarme en la carretera. También de mi familia, del equipo, de mis ex equipos, de todo el mundo”, afirmó tras cruzar la meta.

Rodríguez reconoció que no las tuvo consigo en una fuga tan grande. “Esta etapa la había echado el ojo pero tampoco la tenía como objetivo, para ganar hay que estar en la fuga y aunque lo intentes muchos días no consigues entrar. Hoy ha salido bien la jugada”, indicó, después de explicar su respuesta a Rafa Majka.

“Pensaba que no lo iba a poder seguir y dije que se vayan y luego poco a poco he ido recortando y he pasado por su lado y he visto que llevaban mala cara, he puesto un puntito más y hasta la meta”, dijo, tratando de seguir su “ritmo” en medio de los “cambios tan bruscos”.