Tardá: ‘Es estúpido que el 50% imponga la independencia al 50% no independentista’

Después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, dijera el martes que no renuncia al referéndum de autodeterminación ni al Estado propio, ERC ha reconocido que la independencia no se puede imponer de forma unilateral a la mitad de catalanes que no la quieren. Es lo que ha dicho el portavoz de los republicanos en el Congreso, Joan Tardà: "Si hay algún independentista ingenuo o estúpido que cree que puede imponer la independencia al 50% de catalanes que no lo son, es evidente que está equivocado".

Tardá ha hecho la declaración en la Comisión de Política Territorial del Congreso en la que ha comparecido la ministra Meritxell Batet para explicar la reunión de la comisión bilateral entre el Estado y Catalunya del pasado 1 de agosto tras años en las que ha permanecido desactivada. Entre otras cosas, ha señalado que “no hay solución al conflicto sin tener en cuenta al 50% de catalanes que no son independentistas y no hay solución sin tener en cuenta al 50% de catalanes que lo son”.

Por lo demás, ha considerado que lo que Torra propuso en su conferencia del martes es lo mismo que Esquerra viene pidiendo, dialogar y negociar, porque “guste o no guste, la situación catalana es la que es”. Tardá ha pedido que “todos” enarbolen la bandera del diálogo “sin ningún complejo”, porque el “conflicto” actual surgió cuando los gobiernos españoles decidieron “judicializar” un problema político en lugar de resolverlo a través del diálogo.

Tras advertir de que la sociedad catalana “se mantendrá movilizada” y en los próximos meses “todavía más” ha pedido al Gobierno que acepte el “reto” de dialogar, porque no supone “ninguna vergüenza”. “Al revés, puede ennobleceer a la democracia española que de una vez por todas sea capaz de abandonar la senda de la respuesta autoritaria y coger la bandera de la negociación”, ha añadido.

Además ha advertido de que no le gustaría que los independentistas tuvieran que “volver de desobedecer” como hicieron con el referéndum del 1 de octubre. Y si lo hicieron, ha añadido, es porque la petición que se hizo de un referéndum en 2014 “ni siquiera se admitió a trámite” en el Congreso. “Por tanto, solución dialogada, pero no vale tomarnos el pelo a la Cataluña del siglo XXI”, ha añadido.

También el portavoz del PdeCat en el Congreso, Carles Campuzano, ha destacado la oferta de diálogo para un referéndum de autodeterminación que hizo Torra para confiar en que “no caiga en saco roto” y la recojan presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el resto de partidos. A su juicio, la propuesta de Torra “abre de nuevo la oportunidad del diálogo” y apuesta por lo que es “fundamental” tanto para el Parlamento catalán como para la sociedad, que es “la necesidad de acordar un referéndum”.

Ha señalado en este sentido que lo que “genera más consensos” entre los catalanes es un referéndum para que puedan decidir el futuro político de Cataluña, y no una reforma del Estatut como sugiere Sánchez. “Si se quiere apelar a la mayoría de los catalanes hay que apelar a la solución del referéndum”, ha dicho el portavoz del PdeCat, que espera que esta propuesta de diálogo “tenga éxito en España de una vez por todas”.