El Gobierno insiste en la vía del diálogo a pesar de las palabras de Torra de no acatar sentencias

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha mantenido este miércoles la apuesta por el diálogo con Cataluña del Gobierno de Sánchez, tras la conferencia del martes del presidente de la Generalitat, Quim Torra. No obstante, ha destacado, en una entrevista en la Cadena SER que, en su opinión, una inmensa mayoría de catalanes "está cansada" de la retórica de los independentistas y ha pedido a los dirigentes nacionalistas que abran un diálogo entre la sociedad catalana.

En este sentido, Batet subraya que el diálogo es la única salida a la crisis catalana como ya hizo este martes el Gobierno tras la conferencia de Torra. La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, compareció el martes en el Palacio de la Moncloa para responder a las palabras de Torra en las que aseguró que no aceptará condenas a esos imputados por el “procés” y pidió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acordar un “referéndum vinculante y reconocido internacionalmente” para la autodeterminación.

Para el Gobierno, Torra, en su conferencia se dirigió exclusivamente a los independentistas, “ha hablado para su público, no para todos los catalanes”. Frente a ello, y al igual que ha dicho que se le exige al Gobierno escuchar y dialogar, instó a Torra que dialogue con todos los catalanes. “Hace mucha falta en Cataluña. Tienen que dialogar entre ellos, entre ellas”, insistió Celaá.

Al mismo tiempo le ofreció también la total disposición del Gobierno de Pedro Sánchez a dialogar con el Govern “dentro de la legalidad” y para fortalecer el autogobierno que una a los catalanes. “Diálogo sí. Negociación, también, pero sobre aquello que una a todos los catalanes y catalanas, nacionalistas y no nacionalistas. Para ellos trabaja el Gobierno. Queremos que se unan en lo que les ha venido uniendo históricamente, su autogobierno”, añadió. Eso es, a juicio del Ejecutivo, lo que aglutina a la sociedad catalana.

Respecto a la negativa de Torra a aceptar hipotéticas sentencias condenatorias a los dirigentes independentistas, Celaá subrayó que España es un estado social y democrático de derecho y el poder judicial es independiente. Aunque señaló que el president está en su derecho a decir que no va a aceptar condenas, recalcó que el sistema judicial es garantista y tiene recursos y posibilidades.

Una Diada ‘excluyente’

Por otro lado, Batet ha lamentado que los independentistas “manipulen” la celebración de la Diada del próximo 11 de septiembre en Cataluña y ha calificado como “mala noticia” que el Govern de la Generalitat haya presentado una campaña que, a su juicio, “excluye” a una mayoría social de catalanes. Así lo ha expresado Batet, después de que el Govern de la Generalitat presentara el cartel de la Diada en el que reflejaban, en su opinión, “la falta de libertad de expresión que vive en este momento Cataluña”.

La ministra ha criticado que los independentistas utilicen de manera “partidista” un día “festivo” que pertenece, según ha dicho, a todos los catalanes. “Es un día en el que todos nos sentíamos partícipes de un proyecto común y de hacer de Cataluña algo mejor”, ha subrayado.

Batet, que ha calificado como un “grave error” que los independentistas utilicen la Diada con fines partidistas, ha exigido al Govern de la Generalitat presidido por Joaquim Torra que se preocupe por “preservar los ámbitos de unión” entre catalanes.

Los constitucionalistas plantan al Govern en la Diada

Ciudadanos, PSC y PP anunciaron el martes que no participarán en el acto institucional de la Diada convocado por la Generalitat porque consideran que se ha planeado desde el “sectarismo” y “excluye” a los catalanes que no son independentistas.

El acto institucional de la Diada organizado por el Govern y el Parlament se celebrará el 10 de septiembre y reivindicará la “libertad de los presos políticos y exiliados” con una “marcha por la libertad” que encabezarán los presidentes de ambas instituciones, Quim Torra y Roger Torrent, respectivamente.

“Ya tienen sus espacios para exponer, expresar y reivindicar la independencia. Por favor, que no nos hagan pasar vergüenza a los catalanes que no pensamos como ellos. La Generalitat es de todos y el Parlament es de todos”, señaló la portavoz parlamentaria del PSC durante una rueda de prensa en la cámara catalana. Granados lamentó la “insensatez” que han demostrado los independentistas al plantear estos actos: “Las calles tienen que ser plurales, pero las instituciones tienen que ser neutrales”, agregó.

Además, lamentó que, por primera vez, no se ha llevado a debate en la Mesa el diseño de los actos institucionales de la Diada, siguiendo con lo que era habitual.

La ausencia del PSC en los actos institucionales será algo inédito y se suma así a Cs y PP, que ya hace años que no participan en la conmemoración del Día Nacional de Cataluña porque consideran que los independentistas se lo han apropiado.

En este sentido, el portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, criticó en rueda de prensa el diseño del acto institucional de la Diada Nacional de Cataluña, y acusó a los independentistas de “apropiarse” de una fiesta que es de “todos los catalanes”: “La han convertido en un auténtico aquelarre separatista”,  denunció.

El dirigente de Ciudadanos, partido que no participará en este acto institucional como tampoco lo ha hecho en años anteriores, dijo sentirse “indignado” con esta “apropiación vergonzante” de la fiesta nacional de Cataluña, en la que se reivindicará la libertad de los dirigentes en prisión o en el extranjero.

Asimismo, denostó el cartel oficial para la Diada Nacional de este año, en el que se denuncia la “censura”: “No hay coerción hacia la libertad de expresión, pero siguen con sus mentiras para crispar y para hacer ver que su cruzada tiene una causa justa”.

También en rueda de prensa, el diputado del PP Alejandro Fernández acusó al soberanismo de haber “secuestrado” la Diada con un formato “partidista e inadmisible”.

Según el popular, en el formato de los actos institucionales del próximo 11 de septiembre hay “elementos absolutamente esperpénticos y ridículos, como el cartel”, en el que las cuatro barras rojas de la “senyera” aparecen tapadas con cinta gris, simulando los barrotes de una celda, en alusión a los soberanistas que permanecen en prisión preventiva.