Dinamarca podría recurrir a jugadores de fútbol sala para enfrentarse a Eslovaquia y a País de Gales

Pese a tener a sus internacionales en huelga, la UEFA le sancionaría sin jugar la Eurocopa en el caso de que cancelara los partidos, uno amistoso y otro de la Liga de las Naciones

La Asociación Danesa de Fútbol (DBU) podría verse obligada a convocar a sus internacionales de la modalidad de fútbol sala para completar el combinado nacional absoluto que tiene que jugar ante Eslovaquia y País de Gales debido a la falta de un acuerdo con sus internacionales por un problema contractual.

Esta disputa se centra principalmente en los derechos de los jugadores para hacer acuerdos individuales de patrocinio con empresas que se contraponen a los patrocinadores del equipo nacional y en también en las condiciones de viaje de los futbolistas.

El sindicato de futbolistas realizó una nueva oferta para llegar a un acuerdo y desbloquear la situación con una DBU que ya ha mostrado su enfado y su poca disponibilidad a ceder. “Es una situación muy lamentable en la que nos encontramos, tanto para el equipo, como para los aficionados y todos en el fútbol danés. Esperábamos que los jugadores rectificaran cuando les ofreciéramos la misma tarifa, bonificación, seguro pagado y mejores condiciones de vuelo”, comentó este lunes Claus Bretton-Meyer, CEO de la Asociación.

“Ahora estamos trabajando para conseguir los mejores jugadores posibles para jugar los dos partidos porque es crucial para el futuro del fútbol danés. Si no se disputan, podríamos sufrir multas y exclusiones para ambos equipos nacionales y el fútbol danés volverá a la Edad de Piedra en muchas áreas”, advirtió.

Y es que si la Asociación no logra conformar un equipo para los choques ante Eslovaquia, de tinte amistoso, y ante País de Gales, correspondiente a la Liga de Naciones, la UEFA podría sancionar al país sin su presencia en la Eurocopa de 2020.

Por ello, el periódico danés ‘Ekstra Bladet’ informó de que el combinado danés contaría en su plantilla con jugadores pertenecientes a la selección nacional de fútbol sala para poder disputar estos partidos, previstos para el miércoles y el domingo respectivamente.

Además, la DBU, que el año pasado ya tuvo que cancelar un partido ante Suecia clasificatorio para el Mundial femenino por una situación similar, eximirá al seleccionador Age Hareide de su presencia en estos encuentros ya que no ha sido responsable de la convocatoria y será el exinternacional John Jensen, campeón de Europa con la ‘Dinamita Roja’ en 1992, el que se encargue de dirigir al equipo.