La confianza del consumidor cae 3,7 puntos en agosto

La peor valoración de la situación actual y las expectativas de los encuestados sitúan al indicador en los 102,4 puntos

La confianza del consumidor bajó en agosto por la peor valoración de la situación actual, en especial, aunque también por las expectativas, de acuerdo con los datos publicados este lunes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se situó en agosto en 102,4 puntos -cuando 100 puntos marca el umbral entre una percepción positiva y negativa-, 3,7 unidades por debajo de lo que anotaba en julio.

Con respecto a agosto del pasado año, la confianza del consumidor perdió 6,4 puntos, lastrado tanto por la peor valoración de la situación actual (baja 6,1) como de las expectativas (6,6 unidades).

En agosto, los consumidores valoraron la situación actual en 99,3 puntos, 2,4 menos que en julio, principalmente por la caída de la evolución del mercado de trabajo (3,6 puntos), aunque también por la situación de los hogares (2,5) y de la economía en general (1,2 puntos).

En comparación con agosto de 2017, la valoración de la situación económica pierde 10,6 puntos; la del mercado de trabajo, 6 unidades; y la situación de los hogares, 1,8 puntos.

Por su parte, el índice de expectativas se situó en 105,6 puntos, con un descenso de 4,9 con respecto a julio, después de que sus tres componentes tuvieran un comportamiento negativo.

La expectativa respecto al mercado de trabajo bajó 7,1 puntos; y la de la economía en general, 6,3 unidades; mientras que la evolución esperada de los hogares es menos negativa, con un retroceso de 1,2 puntos.

Los datos interanuales muestran una evolución similar, con un descenso de las expectativas de la situación económica de 12,2 puntos y del mercado de trabajo de 8,5 unidades, en tanto que las perspectivas de los hogares acumulan un ligero descenso de 1 punto.

Además, el ICC revela un descenso en las expectativas de consumo, así como las de ahorro, aunque de forma muy leve, en tanto que experimentan pequeños descensos los temores de inflación y de subida de los tipos de interés.

Según la encuesta del CIS, el 43,4 % de los españoles llega justo a final de mes, mientras que un 34,6 % ahorra un poco de dinero y un 16,5 % se ve obligado a recurrir a sus ahorros o a contraer deudas.

La mayoría de los hogares (un 66,5 %) cree que la situación de su hogar es igual que hace seis meses y un 24 % confía en que mejorará en los próximos seis meses, un porcentaje que supera a los que creen que empeorará (14,3 %).

Un 15,9 de los entrevistados cree que tendrá mayores posibilidades de ahorrar en el próximo año y un 14,1 % espera que mejoren sus posibilidades de adquirir bienes duraderos, como coches o electrodomésticos.

Casi la mitad de los encuestados (un 43,2 %) no tiene a ninguna persona de su entorno buscando trabajo, una situación que no ha variado para un 78,7 % de los españoles, aunque un 27,4 % cree que es más difícil encontrar un empleo que hace seis meses.

Un 67,9 % de los españoles cree que el precio de la vivienda subirá en el próximo año y solo un 5,1 % tiene intención de adquirir un inmueble.

El ICC está elaborado con 2.000 entrevistas telefónicas realizadas entre el 16 y el 23 de agosto.