Casado: “Cataluña da miedo, no se puede pasar de lazos amarillos a negros”

Casado ha anunciado la convención nacional extraordinaria del PP para los próximos días 1 y 2 de diciembre y será Feijoo quien asuma la responsabilidad de presidirla

El líder del PP, Pablo Casado, ha lamentado que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, consienta que los independentistas sigan por la vía actual y el Gobierno no actúe sobre lo que está pasando en Cataluña, puesto que “no se puede pasar de los lazos amarillos a los negros”.

En la apertura del curso político del PP, en el municipio pontevedrés de Cerdedo-Cotobade, ha recriminado que a “una mujer le partan la cara” por retirar un lazo amarillo y ha recordado que su grupo pidió una modificación legislativa urgente de la Ley de Símbolos con el propósito de que no sea “discrecional”.

Sobre el cruce de declaraciones entre Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, Casado ha apelado, ante más de 1.500 personas, a la “responsabilidad” y ha criticado unas “vacaciones” prolongadas de los gobernantes cuando hay problemas de esta magnitud y lo que toca es “estar ahí”, máxime ante una “crispación política, jurídica y legal” como la que, a su juicio, se vive desde hace tiempo.

A ese respecto, ha apuntado que no es suficiente con “decir a los ciudadanos lo que tienen que hacer”, en alusión a la invitación de Ciudadanos a retirar lazos amarillos, sino que hay que promover medidas legislativas como la propuesta por el PP, de modificar la normativa sobre símbolos.

“Tomémonoslo en serio”, ha subrayado, y ha advertido de que “con emblemas y con frases han empezado las peores páginas de la historia de muchos países”. A ese respecto, ha incidido en que el PP es el único partido con votos suficientes en el Senado “para volver a aplicar la Constitución” e instará a su aplicación “si no se detiene esta espiral absurda y suicida de crispación en las calles de Cataluña”.

Crisis migratoria

En la misma línea, Pablo Casado ha subrayado que el PP “no se podía ir de vacaciones” ante la “crisis migratoria” que afecta al país. “El efecto llamada del buenismo ha traído lo que ya dijimos: una oleada migratoria, una reprimenda de Merkel en Doñana y una queja justa de las fuerzas de seguridad que se sintieron desamparadas”, ha constatado.

Por otra parte, ha denunciado que el Ejecutivo socialista ha intentado “perpetrar la mayor subida de impuestos” de los últimos años “para contentar a los populistas”, que ha llevado a cabo “la mayor purga en la televisión pública”, y “el mayor ataque a la separación de poderes”, poniendo en solfa la potestad del Senado para aprobar el objetivo de déficit (con la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria).

Ha pedido, asimismo, respeto, unidad y contundencia y no “denostar” jamás la democracia representativa, porque hacerlo significa vaciarla “de contenido”.

Por todo ello, ha exigido no tolerar chantajes, aunque a ello no ayuda que “sean rehenes de los votos de la moción de censura y mucho menos la ambigüedad”, ha dicho.

También ha recordado que la coordinación de las fuerzas y cuerpos de seguridad “es del Estado”. 

Ausencia de Rajoy

Casado también ha expresado su deseo de que en 2019 esté su antecesor, Mariano Rajoy, en la apertura del curso político, y ha señalado que se ha sido “muy injusto con él”, puesto que el “filibusterismo” sacó del Gobierno de España a un “gran patriota”.

El presidente del PP ha reconocido que este mismo sábado ha hablado con Rajoy, del cual admira “mucho todo lo que hizo” y su proyecto, “que no ha acabado”.

Gratitud” hacia su gestión y su persona, ha remarcado, y “esperamos que el año que viene lo tengamos aquí”.

Convención nacional extraordinaria

Casado ha subrayado que la cita del 1 y 2 de diciembre será “el punto de partida” para la elaboración de los programas electorales y para abordar la “actualización” de la Constitución. “Le voy a proponer [a Feijóo] que verse sobre la apertura del partido a la sociedad, que la reflexión se centre también en actualizar, que no reformar nuestra Constitución”, ha afirmado.

Casado ha abogado porque la convención sirva para fortalecer la defensa que el PP hace de España como “estado social y democrático de derecho”, ante los “falsos demócratas”, y ha apostado por trabajar para que la gente “vuelva a reconectar” con ese marco constitucional.

RELACIONADO