El Gobierno da luz verde a un sindicato de trabajadoras sexuales y Susana Díaz pide “pararlo”

"Esto es una manera encubierta de querer legalizar la prostitución y la explotación de las mujeres", advierte la presidenta andaluza

El Ministerio de Trabajo ha dado el visto bueno a la constitución de un sindicato en el que tienen cabida todas las trabajadoras sexuales. El sindicato denominado “Organización de Trabajadoras Sexuales” y con la siglas OTRAS ha sido aprobado por la Dirección General de Trabajo, que publicó su resolución el pasado 4 de agosto en el Boletín Oficial de Estado (BOE), según han adelantado El Mundo y Público.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, ha pedido al Ministerio de Trabajo toda la información de la que disponga sobre este asunto para conocer los detalles, según han informado a Efe fuentes del citado departamento.

Según se explica en el BOE, el visto bueno al citado sindicato se ha producido tras comprobarse “que reúne los requisitos previstos en la Ley Orgánica de Libertad Sindical y en el Real Decreto sobre depósito de estatutos de las organizaciones sindicales y empresariales”.

La solicitud de depósito fue formulada a principios de julio y, tras detectar defectos en la documentación presentada, la Dirección General de Trabajo requirió su corrección, que se produjo a finales del mismo mes.

El sindicato cuenta con los correspondientes estatutos y con el acta de constitución y tiene su domicilio en la Plaza del Fénix de Barcelona aunque su ámbito es estatal.

Susana Díaz pide “pararlo”

La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha pedido al Gobierno central “que haga lo que tenga que hacer” para evitar la creación de un sindicato de trabajadoras sexuales, ya que entiende que es “una manera descarada” de encubrir la trata de personas y la explotación sexual de las mujeres.

Díaz, que se ha reunido este jueves con los equipos técnicos del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Sevilla, ha informado de que esta mañana le va a trasladar al Ejecutivo central que actúe para evitar ese sindicato porque “no se puede permitir que algunos de manera encubierta intenten legalizar la prostitución, el tráfico de personas, la trata y la explotación de mujeres”.

“Esto es una manera encubierta de querer legalizar la prostitución y la explotación de las mujeres” y de “tapar” lo que está siendo “mucho negocio para traficantes y proxenetas”, ha insistido Díaz, quien ha recordado que la mayoría de mujeres que se dedican a la prostitución lo hacen en contra de su voluntad.