Los Mossos espiaron a Policía y Guardia Civil el 1-O por orden de Trapero

Los mandos de los Mossos crearon chats secretos donde informar sobre actuaciones de Policía y Guardia Civil

 

Los Mossos utilizaron una red secreta de WhatsApp para espiar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado durante el referéndum ilegal del 1-O por petición expresa del exmayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, según publica este jueves El Mundo. Al parecer, según explica este diario español, uno de los jueces que investiga la causa ha acreditado que los mandos crearon tres grupos privados con este servicio de mensajería donde informaban de los posicionamientos de Policía y Guardia Civil, así como de los incidentes protagonizados.

Los mandos ordenaron a sus agentes utilizar estos canales para volcar información valiosa como los lugares y número de agentes desplegados, su actuación, acompañada con “imágenes”, y los “incidentes” que se hayan producido con intervención de Policía y Guardia Civil, según señala este mismo medio. Estas comunicaciones, a diferencia las de la emisora, no quedaban registradas de manera “oficial” en los archivos.

La mano de Trapero queda claramente reflejada en las grabaciones de la emisora oficial, según ha podido comprobar el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Sabadell. En una de esos chats, bautizado como “Sala de Crisis del CECOR (Centro de Coordinación)” uno de los participantes escribe: “La Comisaría de) Información necesita incidentes […] Lo necesita para dentro de un minuto o dos […] Lo ha pedido (Josep Lluís Trapero) y lo necesita para ya”.

Un informe de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil, al que El Mundo ha podido acceder en exclusiva, señala que la existencia de estos chats fueron ocultados al juez durante la investigación, pese al requerimiento judicial de entregar todas las comunicaciones internas mantenidas durante la jornada del 1 de octubre.

Los Mossos también utilizaron esta vía para informar de la situación de los consellers en los centros de votación, según otro informe elaborado esta vez por la Guardia Civil.

Tras las últimas informaciones, el juez ha dictado  un auto en el que ordena al comisario jefe de los Mossos “que facilite el acceso y volcado de las comunicaciones que se desarrollaron entre las 00.00 y las 23.59 horas del 1 de octubre de 2017 de los denominados chats de comandaments, mandos y cronos”. Además, recuerda al cuerpo de policía catalán el incumplimiento de su mandatos de “remitir todas las comunicaciones, cualquiera que haya sido el medio”.

RELACIONADO