El Ayuntamiento de Vic (PDeCAT) lanza arengas secesionistas por megafonía a diario

Desde hace dos meses, el Consistorio llama a los ciudadanos a no desviarse del objetivo de la independencia

El Ayuntamiento de Vic (Barcelona), gobernado por el PDeCAT, emite desde hace unos dos meses por megafonía un mensaje de apoyo a los políticos presos y en el extranjero en el que se recuerda además a la ciudadanía que “no se desvíe del objetivo de la independencia”.

Cada día a las 8 de la tarde, el consistorio emite un intenso repique de campanas seguido del siguiente mensaje de voz: “No normalicemos una situación de excepcionalidad y de urgencia nacional. Recordemos cada día que aún hay presos políticos y exiliados. No nos desviemos de nuestro objetivo, la independencia de Cataluña”.

Fuentes del Ayuntamiento de Vic consultadas por Efe han explicado que las campanas suenan “en momentos puntuales” del día “en recuerdo de los presos políticos y exiliados” y que la decisión de emitir por la megafonía municipal este mensaje ha sido consensuada por el consistorio, las entidades independentistas ANC y Òmnium y los denominados Comités de Defensa de la República (CDR).

El concejal de Vic per a Tots, Arnau Martí, ha señalado a Efe que el mensaje independentista suena cada día a las ocho de la tarde desde hace varias semanas y que va precedido del citado repique de campanas y que, en su opinión, evoca a las antiguas llamadas al somatén.

Martí ha considerado “absolutamente desmesurado” el uso del “repique de campanas del somatén”, la antigua milicia ciudadana, que se utilizaba para convocar a la población en caso de “asedio, emergencia nacional, guerra o bombardeo”.

Arnau Martí sostiene que el uso de la megafonía municipal para estos fines supone “un uso abusivo” que va en contra de “la neutralidad institucional”. Esta iniciativa, según el concejal, no ha sido adoptada por ningún órgano de gobierno del consistorio de Vic, sino que se trata “de una decisión unilateral”, por lo que pedirá explicaciones en el próximo pleno municipal.

Vic per a Tots, una formación promovida por Iniciativa per Catalunya y Podem, ha prestado “apoyo puntual” al gobierno local, liderado por el PDeCAT, para garantizar la gobernabilidad del municipio, aunque su concejal rechaza esta iniciativa. Vic, uno de los feudos del independentismo, es la capital de la comarca de Osona y su alcaldesa es Anna Erra.

El PDeCAT, con siete concejales y uno de la extinta Unió, gobierna en minoría en Vic con el apoyo de un concejal no adscrito (ex PSC), mientras que en la oposición se encuentran ERC (5 concejales), Capgirem Vic– CUP (4), el grupo de extrema derecha Plataforma Vigatana (1) y Vic per a Tots (1).

No es la primera vez que una iniciativa del Ayuntamiento de Vic suscita polémica en torno al debate soberanista. El pasado mes de junio, el consistorio denegó a Ciudadanos un permiso para organizar un acto en la vía pública. Aún así, Inés Arrimadas visitó la localidad y paseó por sus calles, donde fue abucheada por un centenar de manifestantes independentistas.

Hace unas semanas, además, un conductor arrolló con su coche algunas de las centenares de cruces amarillas que habían plantado en la playa Mayor en apoyo a los políticos presos.

Cunillera recuerda al Ayuntamiento su obligación de gobernar para todos

La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, ha recordado este jueves al Ayuntamiento de Vic (Barcelona) que “tiene la obligación de gobernar para todos”, incluidos aquellos catalanes que no están de acuerdo con las proclamas independentistas y sobre los presos políticos que han decidido radiar por megafonía en la plaza principal del municipio.

“Cuando uno reclama democracia y pone un cartel pidiendo democracia, tiene que saber que eso es justamente, que todo el mundo se pueda expresar libremente”, ha señalado Cunillera en declaraciones a La Sexta, para incidir en que “la mayoría”, que es del PDeCAT en Vic, “debe de gobernar para todos” y “tiene que tener respeto” por los votantes de otros partidos que residen en la localidad.

“Cuando nos faltamos al respeto nada puede ser positivo y de faltarnos al respeto pueden nacer la posibilidad de la confrontación a la que debemos oponernos todos, todas las administraciones y no sólo las del Estado. Hemos de procurar que cualquier ciudadano, piense lo que piense y hable como hable tenga derecho a expresarse”, ha señalado.

Para Cunillera, “la situación es tan anómala” en Cataluña que “como el Parlament está cerrado” estas se expresiones se están produciendo “en otros ámbitos” y frente a ello, todos los responsables públicos tienen que “hacer un esfuerzo por bajar los ánimos de esos señores y esos ciudadanos que viven del ámbito de la confrontación”.

En relación a la agresión a un cámara de televisión en una concentración este miércoles en Barcelona, Cunillera ha comentado que “si era una manifestación contra las agresiones, ha caído en una contradicción tremenda” y ha incidido en que, no obstante, todos tienen que “contribuir a que no vaya a más” y a que no sea una realidad ese “otoño caliente” que vaticina el independentismo.

“En Cataluña hay grupos políticos que quieren la confrontación porque han nacido para eso alguno de ellos y cuando les falta el ambito de la confrontación, se quedan sin confrontación, no tienen elementos que les sustente”, ha dicho, para añadir: “En la confrontación algunos son felices, pero la inmensa mayoría de los ciudadanos en Cataluña lo vivimos muy mal”.

Sobre la Junta de Seguridad que se celebrará entre el Gobierno central y el catalán el próximo 6 de septiembre, Cunillera, ante las reticencias del Govern a abordar la tensión por los lazos amarillos en los espacios públicos, ha tildado de “contradicción evidente” que, por un lado, los miembros de la Generalitat digan “profusamente que se tiene que poder hablar de todo” y luego, no quieran tratar este asunto.

“Si se puede hablar de todo, evidentemente, este es un tema que está y si creen que no debería estar en nuestra preocupación, pues es evidente que lo está en muchos ciudadanos de Cataluña y me parece razonable que se hable de todos los temas que tienen que ver con la seguridad. Hasta para decirnos que no, hemos de hablar”, ha apostillado.