Críticas contra Cs por “avivar la confrontación” en el conflicto de los lazos

El Govern y varios partidos, entre ellos el PP, han cargado este jueves contra Cs por avivar la "confrontación" en la polémica de los lazos amarillos en el espacio público, pero la formación naranja se mantiene firme y ha pedido amparo al Defensor del Pueblo por la situación de "indefensión de muchísimos catalanes". Un día después de que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la líder en Cataluña, Inés Arrimadas, se implicasen personalmente en la campaña de retirada de lazos amarillos en Alella (Barcelona) y de los incidentes ocurridos en la concentración convocada por este partido, las críticas hacia la formación naranja han arreciado.

Desde Vilafranca del Penedès (Barcelona), el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha acusado a Ciudadanos de sentirse “cómodo” cuando “hay tensión en la calle” y ha apelado a la responsabilidad de sus dirigentes para no poner “en riesgo la paz social” y la “convivencia” por un “puñado de votos”.

El vicepresidente catalán ha emplazado a Ciudadanos a abandonar la “estrategia de la confrontación” y a apostar por el diálogo y la negociación política.

Más contundente, aunque sin citar explícitamente a Cs, ha sido el portavoz adjunto de Junts per Catalunya (JxC), Eduard Pujol, quien ha reclamado “un ejercicio de responsabilidad” a todos aquellos dirigentes que “juegan, que son absolutamente unos pirómanos, que cogen una cerilla el mes de agosto y deciden pasearse de manera imprudente con los riesgos que ello comporta”, en clara referencia a los líderes de Cs.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha insinuado que “alguien puede estar interesado” en que la tensión en Cataluña vaya “in crescendo” y que haya “algún accidente” para “dinamitar” el proceso soberanista.

Ciudadanos se mantiene ‘firme’ en sus iniciativas

En paralelo, Ciudadanos se mantiene firme en su actitud de denuncia de la exhibición de lazos amarillos en instituciones y espacios públicos, y Inés Arrimadas ha presentado una queja ante el Defensor del Pueblo por la sensación de “desamparo y de indefensión de muchísimos catalanes” ante la “intolerable” vulneración de sus derechos y libertades. Arrimadas ha advertido de que no va a aceptar que se “criminalice” a quienes retiran lazos amarillos, y ha replicado a los independentistas que ellos “han roto la convivencia”.

En el escrito presentado ante el Defensor del Pueblo, la formación naranja afirma que, cuando una administración como la Generalitat rompe con la neutralidad y “oficializa una ideología con la ocupación simbólica del espacio público, se quiebra el ámbito de la convivencia” y, a renglón seguido, añade: “Es lógico que aparezcan casos de violencia”.

Arrimadas ha advertido, además, de que la “ocupación” del espacio público puede “agravar el problema” de Cataluña. Arrimadas ha insistido que son las administraciones públicas las que deben “limpiar” el espacio público de simbología independentista que “excluye a más de la mitad de los catalanes” y, en este sentido, ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que “reaccione” porque el Gobierno tiene la “responsabilidad de defendernos”.

Junto al simbólico gesto protagonizado el miércoles por la mañana por los líderes de Ciudadanos, Albert Rivera e Inés Arrimadas, se sumó la concentración de apoyo convocada por su partido y en la que participaron representantes del PP en el parque barcelonés de la Ciutadella, donde una mujer fue agredida el sábado por retirar unos lazos amarillos.

La acción de Ciudadanos se unió a la que en la madrugada del miércoles llevaron a cabo unas 80 personas, cargando escaleras y ataviadas con monos blancos, mascarillas y gafas industriales que les tapaban el rostro, al retirar centenares de lazos de varias poblaciones de Girona, bajo el nombre Brigadas de limpieza de lazos amarillos preparadas para liberar Cataluña del independentismo. La iniciativa, realizada en La Bisbal d’Empordà, la Pera y Sant Feliu de Guíxols, condujo a que los Mossos d’Esquadra identificaran a su coordinador y levantaran acta por “la concentración no comunicada de más de 20 personas”, por infracción de la Ley de Protección de la

Críticas del PSC y del PP

En este escenario y ante el cruce de acusaciones por ambas partes, el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, ha lamentado que algunos partidos no contribuyan a un clima de sensatez, aunque sin citar a ninguno. Illa ha hecho un llamamiento al “respeto, la prudencia y el sentido común”, tanto para mantener la neutralidad del espacio público, como también para evitar agresiones, como la que sufrió un cámara de Telemadrid en la concentración de Cs. En algunos vídeos del incidente difundidos en las redes sociales también se ve como el cámara da un puñetazo a una de las personas que le estaban increpando.

El presidente del Partido Popular catalán, Xavier García Albiol, ha señalado este jueves –en alusión a Ciudadanos– que “del partido que ha ganado las elecciones en Cataluña se espera algo más que ir a quitar lazos amarillos durante diez minutos a un pueblo al lado de Barcelona u organizar un manifestación que termina” con agresiones, como la sufrida por el cámara de Telemadrid.

 

En una entrevista en ‘Más vale tarde’, rel líder del PP catalán ha asegurado que “comparte el hartazgo de una parte de la población” catalana que se ha lanzado a retirar lazos amarillos porque ve “invadido” el espacio público. “Ahora bien, que nos tengamos que dedicar a esto los máximos responsables de los partidos políticos…”, ha matizado. “Tenemos que dar un salto cualitativo”, ha explicado.

Además, el PP de Barcelona ha puesto este jueves en marcha una “oficina de asesoramiento y apoyo” a ciudadanos que sean “multados o agredidos” por retirar lazos amarillos en espacios públicos.

Desde BComú, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, condenó la agresión al periodista de Telemadrid y reclamó: “El contexto difícil que vivimos requiere trabajar por rebajar la tensión, no pirómanos”. En lo único en lo que han coincidido todas las partes ha sido en la condena unánime a la agresión al operador de televisión, que ha presentado una denuncia.

RELACIONADO