El PDeCAT amenaza con tumbar la subida del IPRF a las rentas más altas que negocian Hacienda y Podemos

El PDeCAT ha criticado este jueves que el Gobierno de Pedro Sánchez se contradiga una vez más y ahora plantee subir el IRPF a las rentas superiores a 150.000 euros anuales , una modificación que la formación nacionalista catalana no está dispuesta a apoyar. El partido nacioanlista ha reconocido que no le gustan algunas de las propuestas que negocian el PSOE y Unidos Podemos para sacar adelante la senda fiscal y los Presupuestos de 2019 y se ha quejado de que su formación no tiene interlocución con el Ministerio de Hacienda pese a que, según recuerdan, "la mayoría está complicada" y el Gobierno de Pedro Sánchez necesitará más votos.

El portavoz de los nacionalistas catalanes, Carles Campuzano, ha señalado en declaraciones en el Congreso que “no es prioritario subir el IRPF” y que “lo que necesitamos es que todo el mundo pague los impuestos”. Ha añadido que la fiscalidad debe servir para estimular el crecimiento económico y la creación de empleo y “cualquier impuesto que no tenga esta prioridad nos parece un error”.

El portavoz de Presupuestos del PDeCAT, Ferrán Bel, también ha criticado la ausencia de diálogo de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con su formación y ha dicho que “estamos viendo una lluvia de ideas dispersa e inconexa estos meses“. “No todo lo que hemos escuchado nos gusta, como el planteamiento contradictorio de que primero se dijo que no se modificaba el IRPF y ahora hay propuestas de modificarlo. También se dijo que el Impuesto sobre Sociedades no afectaría a las pymes y parece que a algunas sí podría afectar”, ha recriminado a Montero.

Por otra parte, Bel ha ratificado el apoyo del PDeCAT a la modificación de la Ley de Estabilidad para permitir que la senda de déficit pueda ser votada por tercera vez en el Congreso, en caso de ser rechazada en el Senado, aunque ha insistido en que el Gobierno debe cumplir con el compromiso de una distribución de los objetivos de déficit por CCAA.

Campuzano, por su parte, ha señalado que la interlocución con el Gobierno está siendo muy difícil ante la situación judicial y la prisión preventiva de varios independentistas catalanes. “Esto condiciona el diálogo”, ha dicho en relación a los Presupuestos de 2019. El portavoz del PDeCAT en el Congreso también ha incidido en que el Gobierno debe aumentar la lucha contra el fraude fiscal, “que es el principal problema”.

Hacienda reconoce que estudia la subida

Precisamente este jueves, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado que su departamento explora y estudia una subida del IRPF para las rentas superiores a 150.000 euros anuales, “que no pertenecen ni a clases medias ni a clases trabajadoras”.

Montero ha insistido, antes de comparecer en la Comisión de Hacienda del Congreso para informar de los nombramientos de empresas públicas pertenecientes a la SEPI, en que el Ejecutivo no subirá los impuestos a las rentas medias ni bajas y ha avanzado que, de momento, no hay acuerdos en ninguna materia con Unidos Podemos. “Estamos trabajando de forma intensa con Podemos satisfactoriamente. Creo que se están produciendo avances pero no somos de retransmitir negociaciones porque es bueno para la buena marcha de las mismas”, ha dicho.

Montero ha eludido pronunciarse sobre si el Gobierno había establecido o no líneas rojas en torno al IRPF y ha aseverado que las negociaciones son reuniones en las que cada uno lleva de forma prioritaria sus opciones y “evidentemente el diálogo consiste en encontrar posiciones que se acepten por ambas partes”. El Ejecutivo de forma clara sí ha dicho que “no va a subir la fiscalidad ni a la clase media ni a la trabajadora”, algo que “sí es una línea roja”.

La ministra ha incidido en que las reuniones con la formación morada para negociar su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado de 2019 “están avanzando” pero de momento no hay acuerdos cerrados. Ha dicho que todos los elementos de la negociación “están encima de la mesa” y se “ha hablado de toda la fiscalidad”.

Montero se reunió el miércoles con el secretario de Organización y Programa de Podemos, Pablo Echenique, para abordar cambios en determinadas figuras tributarias, como en el impuesto sobre sociedades o en la creación de un impuesto a las transacciones financieras.

El grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha insistido en que es necesario aumentar la recaudación subiendo impuestos a las grandes fortunas o a las grandes empresas, con el fin de que contribuyan al Estado de bienestar y se puedan destinar más recursos a Sanidad, Educación o Dependencia. La formación morada también pide cambiar la regulación de las sicav, aunque de momento no se ha tratado esta figura tributaria.

PP: “Cada vez que gobierna el PSOE hay más impuestos”

El presidente del PP, Pablo Casado, ha asegurado este jueves que la subida de impuestos que el Gobierno está negociando con Podemos no sólo es “insolidaria” sino, sobre todo, “innecesaria” y pone “en riesgo” la recuperación económica.

“No puede ser que cada vez que gobierne el PSOE haya más impuestos, que conducen a un menor crecimiento, más despilfarro y más paro. Avisamos que esto se está produciendo”, ha declarado.

Casado ha criticado la intención de PSOE y Podemos de incrementar “todos” los impuestos -“no han dejado ni uno sólo; es más, se han inventado algunos nuevos”, ha aseverado- y, en ese sentido, ha citado las cotizaciones sociales, el de sociedades, sobre el diesel, a las tecnológicas, o sucesión y donaciones y, ahora, el IRPF.

Sobre este último, ha recalcado, la “única discusión” es si subirá para las rentas superiores a 60.000 euros, lo que afectaría “a muchos emprendedores, autónomos y familias”, o para las que superen los 120.000.

El impacto de esta subida a las rentas más altas

Los técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, han calculado que la subida del IRPF a las rentas superiores a 150.000 euros afectaría al 0,46% de los declarantes, es decir, a 90.788 contribuyentes, y recaudaría 400 millones de euros más al año.

El sindicato ha estimado que, si tal medida sale adelante, los afectados deberán contribuir con una media de 4.400 euros más anualmente, lo que se traduciría en un incremento del 2,1% de su factura fiscal.

No obstante, Gestha ha indicado que la recaudación que se lograría con esta medida podría aumentar en otros 1.500 millones si se alcanzara un acuerdo para equiparar la tributación de las rentas del ahorro con la de la renta general para quienes perciban rendimientos del capital de más de 50.000 euros e ingresen rentas totales por encima de los 150.000 euros, según apuntan las negociaciones.

En este caso, los técnicos han señalado que estarían afectados únicamente el 0,44% de los perceptores de las mayores rentas del capital, 86.198 personas, quienes abonarían un pago adicional de unos 17.300 euros, lo que supondría un aumento del 15,7%.

Paralelamente, Gestha ha destacado que esta medida reduciría la dualidad actual del IRPF, por la que 8.481 afortunados perciben rentas del capital de casi 900.000 euros de media, pagando menos de un 23% con el privilegiado régimen tributario de las rentas del ahorro.

Por otro lado, el sindicato ha advertido de que en el IRPF quedaría el “fleco” de reducir las ventajas fiscales que ofrecen los planes de pensiones, que son “regresivas” al disminuir la progresividad del impuesto y concentrar las mayores aportaciones en las rentas más altas. Actualmente, la organización ha asegurado que estas tienen un coste para el Tesoro de unos 2.000 millones en la parte estatal y autonómica.

Gestha ha añadido, además, que defiende la creación de tres nuevos tramos en el IRPF por encima de los 60.000 euros actuales, situándolos en los 120.000, 175.000 y 300.000 euros, tal y como hizo el Gobierno del Partido Popular en el periodo comprendido entre los años 2012 y 2014.

Disqus Comments Loading...