La ESA elige como imagen de la semana un mapa de densidad estelar

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha presentado la imagen de la semana, un mapa de densidad estelar, obra del desarrollador de software y astrónomo Kevin Jardine, interesado en cartografiar la Vía Láctea a partir de distintos datos astronómicos.

La imagen muestra un mapa tridimensional centrado en las ‘estrellas OB’, que son las más calientes, brillantes y masivas de la Galaxia. De esta manera, como tienen una vida relativamente breve (de hasta varias decenas de millones de año), normalmente se encuentran cerca de su lugar de formación en el disco galáctico. Así, pueden emplearse para trazar la distribución general de las estrellas jóvenes, los puntos de formación estelar y los brazos espirales de la Galaxia, según indica la ESA.

Para tratar el número de estrellas del catálogo, Kevin utilizó lo que se conoce como ‘isosuperficies de densidad’, una técnica empleada en aplicaciones prácticas, por ejemplo, para visualizar el tejido de órganos o huesos en la exploración TAC del cuerpo humano. En esta técnica, la distribución tridimensional de los puntos se representa en forma de una o varias superficies lisas que delimitan regiones con distinta densidad de puntos.

Aquí, las regiones del disco galáctico se muestran con distintos colores según la densidad de las estrellas ionizantes registradas por Gaia (una sonda espacial propuesta por la Agencia Espacial Europea lanzada el 19 de diciembre de 2013). De esta manera, este tipo de estrellas son las más calientes de las estrellas OB y brillan con una radiación ultravioleta que expulsa electrones de átomos de hidrógeno, a los confiere su estado ionizado.

Las regiones con la mayor densidad de estas estrellas aparecen en tonos rosados/morado; las regiones con densidad intermedia, en tonos lila/azul claro; y las regiones con densidad baja, en azul oscuro. También se ha utilizado información adicional de otros catálogos astronómicos para cartografiar las concentraciones de polvo interestelar, que se muestran en verde, mientras que las nubes conocidas de gas ionizado se han representado en forma de esferas rojas.

Además, la aparición de ‘radios’ se debe a una combinación de nubes de polvo que tapan a las estrellas situadas por detrás y al efecto de estiramiento de la distribución de las estrellas a lo largo de la línea de visión.