Trump advierte de un colapso de los mercados en caso de ser sometido a un ‘impeachment’

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró este jueves que si se le abre un juicio político, tras las acusaciones de su exabogado de haber violado las leyes de financiación electoral, "los mercados (financieros) se hundirían" y el crecimiento económico se frenaría.

Si soy censurado, los mercados (financieros) se hundirían. Creo que todo el mundo sería más pobre”, afirmó Trump en una entrevista en la cadena estadounidense Fox.

Trump insistió en la buena salud de la economía en EEUU, cuyo crecimiento en el segundo trimestre del año fue de una tasa anualizada del 4,1%, algo que atribuyó a sus políticas de desregulación y recorte de impuestos.

No se cómo se puede censurar a alguien que está haciendo un gran trabajo (…) Se verían números que (ustedes) no creerían, en retroceso (de abrirse el juicio político)”, agregó.

Las palabras del mandatario se producen después de que su exabogado, Michael Cohen, se declarase culpable este martes ante un juez federal de Nueva York de varios delitos y dijese que fue el propio Trump quien le pidió que pagara a dos mujeres para comprar su silencio durante la campaña electoral.

Trump ha reconocido estos pagos pero ha negado que procediesen de su campaña electoral, lo que constituiría una violación de las leyes financiación, y ha subrayado que provenían de su bolsillo.

La revelación de Cohen ha azuzado las especulaciones sobre la posibilidad de que los demócratas abran un juicio político contra Trump si retoman la Cámara Baja tras las elecciones legislativas de noviembre, pero los líderes de la oposición han evitado por ahora hacer promesas sobre ese proceso de destitución.

El repudio público de Trump hacia Cohen contrasta con la férrea defensa de su exjefe de campaña Paul Manafort, condenado esta semana por ocho cargos, entre ellos fraude bancario y fiscal. El presidente no ha ocultado que tiene la potestad para indultarlo.

Trump ha aprovechado la entrevista para reiterar sus críticas contra el Departamento de Justicia y contra el fiscal general, Jeff Sessions, al que no perdona que se recusase en las investigaciones abiertas por la presunta injerencia de Rusia en las elecciones. Trump se siente víctima de una “caza de brujas” y culpa de ella tanto a la oficina de Sessions como al FBI.

“Puse a un fiscal general que no se ha hecho con el control del Departamento de Justicia”, ha dicho Trump, para acto seguido matizar que prefiere no interferir en los asuntos de dicha oficina. “Seguiré sin implicarme y quizás sea lo mejor”, ha apostillado el mandatario.

RELACIONADO