La Policía registra el apartamento de Cristina Fernández

Un dispositivo de la Policía Federal de Argentina llegó este jueves al apartamento en Buenos Aires de la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández para hacer un registro por orden de un juez, dentro de una causa en su contra por haber recibido supuestamente millonarios sobornos de empresarios.

En medio de un gran tumulto de periodistas y seguidores de la exmandataria, varios agentes entraron al edificio en el que reside Fernández cuando se encuentra en la capital, en el barrio de Recoleta, aunque el juez Claudio Bonadio también había solicitado registrar sus dos casas en las localidades patagónicas de Río Gallegos y El Calafate.

El Senado argentino autorizó este miércoles, por unanimidad, la solicitud de registros cursada por Bonadio, que busca pruebas de si Fernández cobró millonarios sobornos de empresarios de la obra pública durante los Ejecutivos kirchneristas (2003-2015), para lo que necesitaba de la autorización de la cámara alta, ya que la antigua presidenta está aforada.

“Lo que están haciendo es hostigarla. Un allanamiento (registro) difícilmente se avisa con tantos meses”, dijo Gregorio Dalbón, uno de los abogados de Fernández, a los periodistas que se agolpaban a las puertas de la casa de la exmandataria, quien, según medios locales, pasó la noche con su hija Florencia en el apartamento de esta.

La expresidenta, que votó a favor de los registros en el Senado, pidió el martes a los legisladores que apoyasen la medida para acabar con el “show” en el que, a su juicio, se ha convertido su situación, pero no consiguió que aceptasen las condiciones que había impuesto: que no haya registro gráfico y garantizar la presencia de sus abogados.

Fernández -con seis causas judiciales, cuatro de ellas por corrupción- está convencida de que es víctima de una persecución política y judicial impulsada por su sucesor en la presidencia de Argentina, Mauricio Macri.

La investigación, que ha conllevado la detención de multitud de empresarios y exfuncionarios, salió a la luz por los cuadernos que un chófer del Ministerio de Planificación escribió durante más de una década, en los que contaba cómo supuestamente llevaba bolsas con dólares que hombres de negocios destinaban a miembros del kirchnerismo.

Entre ellos, supuestamente estaban Fernández y su ya fallecido esposo, Néstor Kirchner, quien presidió el país entre 2003 y 2007.