Díaz y Lambán cuestionan en público la política de “apaciguamiento” de Sánchez con la Generalitat

La política del Gobierno de Pedro Sánchez de "normalizar" las relaciones con Cataluña y fomentar el diálogo con Quim Torra está comenzando a levantar ampollas en las propias filas del PSOE. El martes dos barones socialistas, Susana Díaz y Javier Lambán, pusieron en duda en público la “política de apaciguamiento” del Gobierno de Sánchez al considerar que “fracasará” ante la actitud de los independentistas.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, aseguró que no cree que su homólogo catalán, Quim Torra, “represente a Cataluña ni al pueblo catalán”, y que, en consecuencia, trató de evitar “darle la mano” durante los actos por las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils. A su juicio, mientras el conjunto de las instituciones fueron a Cataluña a “acompañar a las víctimas” en su duelo, “los independentistas, con Torra a la cabeza, hicieron una manipulación burda y zafia, y un aprovechamiento indecoroso de este asunto”.

Explicó, además, que las declaraciones hechas el pasado sábado por Torra de enfrentamiento con el Estado español son consecuencia de la “deriva de insensatez vesánica en la que está instalado desde hace tiempo”, por lo que ve “imposible de reconducir el gobierno separatista, pero no Cataluña en general”.

En su intervención ante los medios, Lambán destacó que durante los actos conmemorativos celebrados en Barcelona, “animó” al ministro de Cultura, José Guirao, a llevar a cabo “esas políticas que tiene que emprender España en todos sus ámbitos de ‘Volver a Cataluña'”. En su opinión, “el Estado, de una manera casi irresponsable, lleva décadas yéndose de Cataluña, dejándola a merced de los independentistas, pero el Estado debe de volver a poner pie en Cataluña y desarrollar todas sus competencias”.

En la misma línea, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, acusó a Torra de ser un “provocador” que solo busca “generar el caos” tras haber hecho un llamamiento a “atacar al Estado”, unas declaraciones que la jefa del Ejecutivo andaluz tildó de “fanfarronada”. De este modo, defendió que habría que volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña “cuando se produzca otra actuación fuera de la ley o contra la ley” pero no “por las fanfarronadas que diga el presidente vicario”.

En una entrevista con Europa Press, Susana Díaz recordó que el propio Torra se denominó a sí mismo “presidente vicario” tras ser investido y que, cuando se han cumplido cien días desde entonces, tiene la sensación de que ha cumplido con lo que dijo ya, que actúa como “un presidente títere de Carles Puigdemont”.

Así las cosas, acusó al presidente catalán de dedicarse “a provocar para generar inestabilidad, enfrentamiento entre los ciudadanos y caos” porque “en el fondo busca el caos y quebrar la convivencia” ya que, en opinión de la presidenta andaluza, los independentistas entienden que “cuanto peor, mejor para ellos” y esto, para Susana Díaz, es “lamentable”.

Sobre el papel que está desempeñando Pedro Sánchez ante la situación catalana, la jefa del Ejecutivo andaluz resaltóque el socialista “tiene una voluntad evidente de restituir la convivencia” pero, por contra, Torra “tiene voluntad de generar caos”. “Es muy difícil cuando tu interlocutor quiere generar caos, enfrentamientos, cuando usa cualquier cosa para quebrar la convivencia con una actitud impropia de un presidente, que debe facilitar la convivencia y aportar soluciones”, agregó antes de lamentar también que el catalán está ofreciendo “una imagen internacional mala para España”.

“Lo que busca es el caos. No está gobernando para Cataluña ni para los catalanes, busca generar el caos, y todas sus declaraciones y todo lo que ha hecho va en esa línea, en generar caos allí y quebrar la convivencia entre los catalanes y el conjunto de todos los españoles”, prosiguió Susana Díaz, que defendió que habrá que volver a aplicar el 155 “cuando se produzca otra actuación fuera de la ley o contra la ley, no por las fanfarronadas que diga el presidente vicario”.

Asimismo, defendió que “hay que respetar los espacios públicos para mantener la convivencia” mientras preguntó “qué es eso de llenar una playa de cruces amarillas”, toda vez que ha sostenido que, independientemente de las ideologías de cada uno, lo que le preocupa también es “que se utilicen recursos públicos para propaganda ilegal, en este caso contra la Constitución y las leyes”. En este asunto, en su opinión, “tiene que actuar la justicia”.

Con todo, Susana Díaz lamentó que en este país “hay demasiada gente a la que le falta sentido de Estado y pensar en España por delante de sus intereses”. “Hay mucho regate corto, hay mucho oportunismo en general y eso siempre dificulta las cosas”, advirtió antes de apuntar que “quizás la nueva generación que estamos en todas las instituciones, la generación más joven, debería haber aprendido un poquito de la Transición española y de aquella voluntad de conseguir una España mejor” siendo ésta “una de las asignaturas pendientes que tiene la política en nuestro país”.

“Algunos van a lo que les interesa a ellos, falta pensar en España”, añadió antes de incidir en que “los andaluces eso lo llevamos en el ADN” y que, en su caso, “lo primero es Andalucía, luego mi partido y luego yo”. “El andaluz quiere que le vaya bien a España porque sabe que así le va bien a Andalucía, nos sentimos con la misma intensidad españoles y andaluces y no vemos en eso ningún problema”, zanjó la presidenta de la Junta.

RELACIONADO