Colau enfada a la oposición al bromear en Twitter que pone y quita lazos amarillos por las noches

Concejales de grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona han criticado este jueves a la alcaldesa, Ada Colau, por su "broma" sobre varios hechos que han ocurrido en la capital catalana durante sus vacaciones.

Colau ha ironizado en un apunte en Twitter: “He hecho creer que estaba de vacaciones con la familia, pero en realidad por las noches me dedico a apagar pebeteros, alterar marquesinas, colgar lazos amarillos para después descolgarlos y volverlos a colgar, y cuando llego a casa me tomo un vaso de ratafía y hago una risa maligna”.

La primera edil ha añadido después en otro apunte en Twitter que “sólo con humor se pueden aguantar tantas barbaridades” como las que recibe a diario por las redes sociales, tras un comentario que han criticado miembros de partidos de la oposición.

La candidata del PDeCAT a las municipales en Barcelona, Neus Munté, ha señalado en otro apunte que la ciudad no está para bromas: “Nadie discute el derecho de hacer vacaciones, pero existe el deber de decir y hacer algo cuando las circunstancias lo requieren”, y este ha sido un verano difícil para muchos vecinos, según ella.

La líder de Cs en el Ayuntamiento, Carina Mejías, ha avisado de que quien es alcaldesa lo es las 24 horas y “no puede dejar el cargo por un tiempo para hacer declaraciones jocosas”, y ha dicho que Colau debería pasear por la Barceloneta, hablar con vecinos del Raval, acabar con el ‘top manta’ y dejar de multar a comerciantes, además de retirar el lazo amarillo del consistorio.

El portavoz del grupo municipal republicano, Jordi Coronas, ha ironizado también en Twitter sobre el apunte de la alcaldesa: “Aquí unos consejos para superar el síndrome de estrés postvacacional”, ha comentado, compartiendo el mensaje de Colau y una noticia sobre cómo afrontar la vuelta de las vacaciones.

Carmen Andrés (PSC) ha sostenido en un comunicado que el apunte de Colau es impropio de una alcaldesa, y que éste banaliza y desprecia críticas de los ciudadanos, “en una actitud más de rabieta infantil que de máxima responsable de la ciudad”, según la socialista, que cree que Colau debería haber interrumpido sus vacaciones para abordar diversos episodios de seguridad.

El líder municipal del PP, Alberto Fernández, ha dicho que el comentario de la alcaldesa es una burla y un insulto a los barceloneses: “Barcelona no admite bromas de Ada Colau, y más cuando ha estado ausente en vacaciones pese a la grave crisis de delincuencia e incivismo”.