El abogado de Harvey Weinstein critica la hipocresía de Asia Argento

La activista Tarana Burke, fundadora de "MeToo", ha pedido que el movimiento que nació hace una década no sea desacreditado tras el escándalo de actriz italiana

El abogado de Harvey Weinstein ha criticado “la hipocresía” de la actriz y directora Asia Argento por ser una de las primeras personas que acusó a su cliente de agresión sexual cuando, al mismo tiempo, pactaba presuntamente con un menor que la había acusado de un delito similar.

El periódico The New York Times aseguró que Argento, una de las pioneras del movimiento “Me too” (Yo también), llegó supuestamente a un arreglo extrajudicial con el actor Jimmy Bennet, al que acordó pagar 380.000 dólares para frenar las acusaciones en su contra.

Bennett aseguró que fue agredido sexualmente por la actriz, que entonces tenía 37 años, en una habitación de un hotel de California (EEUU) cuando él acababa de cumplir 17 años.

Argento, que denunció haber sido violada por Weinstein, fue una de las caras más conocidas de las decenas de mujeres que acusaron al poderoso productor de Hollywood de multitud de agresiones sexuales.

En un comunicado remitido a medios, el abogado Ben Brafman, que representa a Weinstein, aseguró que la noticia conocida este lunes “revela un impresionante nivel de hipocresía por parte de Asia Argento”. El letrado definió a la italiana como una de las personas que “buscó destruir” al productor.

“Lo que es quizá más indignante es el momento, que sugiere que al mismo tiempo que Argento estaba trabajando en su propio acuerdo secreto por el presunto abuso sexual de un menor, ella se estaba posicionando a la vanguardia de aquellos que condenaban a Weinstein, pese al hecho de que su relación sexual con Weinstein fue de consentimiento entre dos adultos y duró más de cuatro años”, dijo.

“La simple duplicidad de su conducta es bastante extraordinaria y debería demostrar a todos de qué manera tan pésima fueron investigadas sus acusaciones contra Weinstein”, añadió Brafman, quien instó a todas las partes a que se permita un juicio justo contra el productor.

La fundadora de “MeToo” pide que no se desacredite al movimiento

La activista Tarana Burke, fundadora de “MeToo”, ha pedido que el movimiento que nació hace una década no sea desacreditado tras el escándalo de Asia Argento. La también directora es una de las que ha dirigido #MeToo después de convertirse en un movimiento tras las denuncias de abuso sexual contra el famoso director de cine Harvey Weinstein hechas por una extensa lista de mujeres, en su mayoría actrices.

“La gente usará estas nuevas historias para tratar de desacreditar este movimiento, no dejen que eso ocurra”, indicó Burke en su cuenta de Twitter.

Burke sostuvo que #MeToo es para todo el mundo, “incluyendo a estos jóvenes valientes que están saliendo a hacer denuncias. Y continuará siendo estremecedor cuando escuchemos nombres de nuestros favoritos vinculados con violencia sexual a menos que cambiemos de hablar de individuos y hablemos de poder”.

“La violencia sexual es acerca de poder y privilegio. Eso no cambia si el perpetrador es tu actriz favorita, activista o profesor de cualquier género”, argumentó Burhe, quien afirmó, asimismo, que “somos seres humanos imperfectos y todos tenemos que responder por nuestros actos”.

En 1996, mientras trabajaba en un campamento para niñas, Burke escuchó el testimonio de abusos de una niña por parte de un familiar y que no pudo hacerle frente. Esa fue la chispa que prendió “Me too Movement” (Movimiento yo también), centrado en mujeres jóvenes que han sido víctimas de abuso, agresión o explotación sexual.

En 2006, Burke lanzó esa iniciativa como parte de la organización Just Be Inc, de la que es fundadora, y aunque principalmente se centra en “empoderar” a chicas jóvenes de color, su misión indica que abarca las personas que se identifican como mujeres y a las que consideran no tener un género determinado.