Emocionante homenaje a las víctimas del 17-A, sin incidentes y con saludo de Torra al Rey Felipe VI

Todo el protagonismo fue para las víctimas del terrorismo gracias a la especial intervención y organización de la alcaldesa Colau.

El protagonismo de las víctimas dominó el emocionante homenaje que la ciudad de Barcelona, sus habitantes y las autoridades locales, regionales y estatales rindieron en la Plaza de Cataluña a las 16 personas asesinadas y 137 heridas en un feroz ataque del terrorismo islamista. Un acto perpetrado con furgonetas lanzadas contra personas inocentes de distintos países que, ahora hace un año, paseaban por las ramblas de Barcelona y por Cambrils.

Al margen de dos pancartas con insultos al Rey Felipe VI, y algunos silbidos y vivas al Rey, el sencillo y emotivo homenaje discurrió sin incidente alguno y hasta el Presidente de la Generalitat Quim Torra -que había declarado a Rey persona ‘non grata’ en Cataluña- se acercó respetuosamente a saludar al monarca, a igual que la alcaldesa de Barcelona Ada Colau cuya mediación en la organización de los actos fue decisiva y muy positiva para lograr un protocolo aceptable por todas las partes.

La ausencia de incidentes y de agravios al Rey Felipe VI como en principio se temía se ha debido a tres hechos importantes: al respeto a las víctimas; a la imagen que de Cataluña y de Barcelona se proyectaba a todo el mundo; y también al inicio del diálogo que el Presidente Sánchez abrió con Quim Torra y que incluyó como una primera medida el acercamiento de los presos del golpe de Estado a Cataluña y la visita de Torra a La Moncloa.

Todo ello permitió un homenaje a las víctimas del terrorismo sin incidentes y el saludo de Torra al Rey que en todo momento estuvo acompañado de la Reina Letizia, del Presidente Sánchez y de los presidentes del Congreso y del Senado, Ana Pastor y Pío García Escudero.

En la presentación del acto y bajo el lema de ‘Barcelona ciudad de paz’ la periodista Gemma Nierga leyó una declaración de solidaridad y unidad en torno a las víctimas, y se interpretaron varias piezas musicales. El acto duró poco tiempo y al concluir los Reyes y el Presidente Sánchez se acercaron a saludar a los familiares y amigos de las víctimas.

También acudieron al acto líderes y dirigentes de otras instituciones y de los partidos nacionales y catalanes, y entre ellos Pablo Casado y Albert Rivera. Y llamó la atención la ausencia de Pablo Iglesias. En estos actos se apoyó a los familiares y amigos de la victimas (muchos de ellos llegados de distintos países) y los que, previamente al acto oficial de la Plaza de Cataluña, se habían trasladado al mosaico de Miró de las Ramblas para depositar unas flores, momento de gran emoción donde muchas personas no pudieron evitar las lágrimas.

Y ‘emoción’ es quizás la palabra que resume el homenaje a las víctimas del terror islámico del 17-A, además del binomio ‘sin incidentes’ políticos. Y ello a pesar de los actos de protesta de los CDR y la CUP que se celebraron bastante lejos del lugar del homenaje que concluyó en paz.

RELACIONADO