Momentos de tensión entre miembros de los CDR y monárquicos en La Rambla

Durante el recorrido se ha producido un momento de tensión cuando un grupo de monárquicos ha gritado "Viva España, viva el rey", a lo que los manifestantes de los CDR han respondido pidiendo silencio.

Los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) han reunido este viernes a alrededor de mil personas, según los convocantes, en una marcha silenciosa para homenajear a las víctimas de los atentados 17-A y protestar por la presencia de los Reyes en el acto oficial del primer aniversario de los ataques.

La marcha ha arrancado en la plaza Portal de la Pau y ha recorrido La Rambla hasta el mosaico de Joan Miró, donde los manifestantes han depositado flores y han cantado Imagine como tributo a las víctimas.

A la altura del Liceu, el tramo central de la Rambla estaba cortado por agentes de los Mossos d’Esquadra y Guardia Urbana, cosa que ha hecho detener la manifestación unos minutos, hasta que la policía ha retirado las vallas y la marcha ha podido continuar entre aplausos de los asistentes.

Durante el recorrido se ha producido un breve momento de tensión cuando un grupo de unas cinco personas ha gritado “Viva España, viva el rey”, a lo que los manifestantes han respondido pidiendo silencio.

Asimismo, durante el homenaje en el mosaico de Miró varias personas han protestado por la “politización” del acto y han recordado: “Estamos aquí por las víctimas y no para colgar banderas”.

Los CDR han leído un manifiesto mostrando su solidaridad con las víctimas y han señalado: “No estamos aquí por motivos políticos, sino por una cuestión de dignidad“, tras lo cual han gritado “No tenemos miedo“, uno de los lemas de la manifestación.