Casado: “La izquierda radical siempre sube los impuestos”

El presidente del PP, Pablo Casado, ha avanzado su "rechazo frontal" a la reforma fiscal que "quiere imponer la izquierda más radical a todos los españoles" y ha asegurado que se demuestra "una vez más" que "cada vez que llega el PSOE" al ejecutivo "sube impuestos y sube el paro".

“La cabra siempre tira al monte y la izquierda siempre sube impuestos, incrementa el endeudamiento, despilfarra y deja el futuro hipotecado porque ya vendrá el PP a arreglarlo”, ha dicho Casado, quien ha avisado de que la “inercia” actual que vive la economía española “fruto de las reformas” del Gobierno de Rajoy “no quiere decir que podamos abandonar la senda de déficit”.

En un acto público en Roquetas de Mar (Amería), ha trasladado que “no está dispuesto” a que PSOE y Podemos “vuelvan a malograr la recuperación económica que consiguió el PP” y ha censurado que la formación liderada por Pablo Iglesias pida “que se le devuelvan los votos de la moción de censura con una subida de impuestos que afecta a todos los españoles”.

Al hilo de esto, ha recordado que la gestión socialista de Susana Díaz en Andalucía ya “afecta a los andaluces que tienen el tramo autonómico de IRPF más alto de España junto a Cataluña” y “obliga a renunciar a miles de ciudadanos a propiedades familiares porque no pueden pagar el impuesto de sucesiones y donaciones”.

“El PP siempre ha estado a favor de impuestos bajos, que permiten el círculo virtuoso de la economía, que se activa con más empleo, más gente pagando impuestos”, ha remarcado para advertir que rechazarán el “techo de gasto sino cumple con las perspectivas de déficit que son realistas y, además, frontalmente subidas de impuestos como la que quiere imponer la izquierda más radical”.

Casado ha trasladado que el PP “siempre” ha puesto “en práctica” la bajada de impuestos a excepción de, en 2011, cuando el plazo de amortización de la deuda “hacía perentorio recaudar fondos de forma ágil” pero “luego, los volvimos a bajar como siempre cuando hemos gobernado”.

“Estamos a favor de suprimir el impuesto de sucesiones y donaciones con la salvedad del grado de parentesco exigido para evitar compraventas fraudulentas y nos comprometimos a bajar dos puntos el IRPF y si no lo hicimos fue porque los socios de investidura no nos lo permitieron”, ha explicado.

Por último, ha cuestionado que se deba “dejar gastar más a las comunidades autónomas” y ha abogado por un sistema de financiación “justo, donde se plantee la cobertura de servicios básicos acorde con sus necesidades”.

“Es suficiente con los 12.000 millones de euros más al año que ya aprobamos”, ha concluido.