Carmena, sobre los manteros: “La venta irregular no es problema”

La alcaldesa de Madrid asegura que "el Ayuntamiento ha diseñado la Tarjeta de Vecindad" para ayudar a los manteros "a que salgan poco a poco de la venta de productos ilegales"

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asegurado este miércoles que el Ayuntamiento de Madrid ha diseñado la Tarjeta de Vecindad para ayudar a los manteros a salir de la venta ilegal, la que considera que “no es deseable”, pero que “no es un problema”.

Así lo ha indicado Carmena en declaraciones a los periodistas tras haber participado en la ofrenda floral de la Virgen de La Paloma, donde ha señalado que el Consistorio está trabajando “para que los colectivos que venden productos falsificados los dejen de vender”.

“Pero, va a ser difícil que los dejen de vender, si el ayuntamiento no les de una oportunidad de trabajo, por eso el Ayuntamiento ha diseñado la Tarjeta de Vecindad para ayudarles a que salgan poco a poco de la venta de productos ilegales”, ha sostenido la alcaldesa.

En este punto, la regidora ha indicado que desde el Consistorio han preparado una instrucción técnica para “mejorar la actividad en relación con este comercio ambulatorio” y “garantizar que haya la seguridad y el orden” que “necesita” la ciudad.

Carmena ha asegurado que al Ayuntamiento le “preocupa mucho” que haya un colectivo de personas “que llevan a cabo actividad irregular”, por ello emprendieron la medida de la Tarjeta de Vecindad. “Hay que ir a la causa y no al efecto. Si no hubiera un gran negocio que suministra a estos pequeños comerciantes ilegales no habría negocio y hace dos meses hicimos una gran operación que incautó gran cantidad de material”, ha recordado la regidora.

Así, Carmena ha aseverado que continúan en esa línea y que si ven importante la Tarjeta de Vecindad, también ven importante “reprimir la fuente de los ingresos de las falsificaciones” que, a su juicio, es lo que “alimenta y crispa a los madrileños”.

No obstante, la regidora ha señalado cualquier venta irregular “no es deseable” pero que eso no supone “un porblema”, porque Madrid es “una ciudad muy amplia en la que hay actividades irregulares que no se deben llevar a cabo, pero no es lo más problemático que haya un determinado número de personas” que practiquen “la venta irregular”.

“El ayuntamiento toma medias para que no se repita y para que estas personas tengan la posibilidad de tener un trabajo digno”, ha zanjado la alcaldesa.