Turquía limita los swaps en divisas para evitar el desplome de la lira

La cotización de la lira turca ha llegado a caer más de un 10% en su cuarta sesión consecutiva de castigo y acumula un retroceso del 47% en lo que va de año frente al dólar

La Agencia de Regulación y Supervisión Bancaria de Turquía ha anunciado la imposición de restricciones a las operaciones de swap –contrato por el cual dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras– en divisas de los bancos del país otomano en respuesta al desplome sufrido por la lira turca, que pierde más de un 40% de su valor frente al dólar en lo que va de año.

La cotización de la lira turca ha llegado a caer más de un 10% en su cuarta sesión consecutiva de castigo y acumula un retroceso del 47% en lo que va de año frente al dólar, que llegaba a cotizar a un máximo de 7,2149 liras turcas.

No obstante, después del anuncio del supervisor bancario otomano y a la espera de conocer las medidas concretas que aplicará el Gobierno de Turquía, la lira turca recuperaba parte del terreno perdido alcanzado un cambio de 6,8090 frente al ‘billete verde’.

En este sentido, el ministro de Finanzas turco, Berat Albayrak, ha asegurado que la caída de la moneda nacional es producto de un “claro ataque” de EEUU contra el país y ha anunciado que este lunes se dará a conocer el plan concreto del Gobierno para contenerla.

“Este es un ataque muy claro iniciado por el jugador más importante en el sistema financiero global, y es otro ejemplo más de una situación similar en todos los países en desarrollo”, ha denunciado el ministro.

Sin dar muchos detalles, Albayrak ha dejado entrever un paquete de medidas fiscales para fortalecer la independencia de la política monetaria, que se prolongará por un espacio inicial de 100 días y que las medidas serán explicadas por las correspondientes instituciones financieras.

La idea es aplicarlo durante 3 meses y 10 días — de ahí el nombre de ‘Programa de los 100 días’ y tenemos intención de aplicarlo dentro del marco de la disciplina presupuestaria”, ha explicado en una entrevista al diario ‘Hurriyet’.

Se trata de un plan, según sus palabras, “para el sector de la economía real”, el más afectado por las fluctuaciones de la divisa turca, que ha abierto en importantes mínimos en el mercado asiático, y que ha alcanzado con especial dureza “a las pequeñas y medianas empresas”.

RELACIONADO