Cerca de 200 militares piden que no se retire a Franco del Valle de los Caídos

Los firmantes han hecho pública una declaración "de respeto y desagravio" en la que defienden la figura de Francisco Franco como "soldado de España" y su legado

Un grupo de 180 militares españoles retirados han hecho pública una declaración “de respeto y desagravio” en la que defienden la figura de Francisco Franco como “soldado de España” y su legado. 29 generales, 1 almirante, 105 coroneles, 15 tenientes coroneles, 12 comandantes, 2 capitanes, 11 capitanes de navío, 1 capitán de fragata y un sargento primero se apoyan en la hoja de servicios de Franco como eje de la defensa de su legado. Entre estos firmantes, se encuentra un exasesor del Jefe del Estado Mayor con el Gobierno del PP.

Estos militares “de todas las graduaciones en situación de retiro y por tanto con pleno derecho de libertad de expresión” han decidido dar un paso al frente ante lo que consideran “permanentes ataques a la persona del general Franco” por parte de “la izquierda política y todos sus medios afines” que “han desatado una campaña sin medida y difícilmente comprensible, salvo por su empeño visceral de revancha para borrar medio siglo de nuestra Historia”.

El manifiesto dice “mediante el intento final de hacer desaparecer definitivamente al principal artífice de que esa Historia no desapareciera”. Estos militares recomiendan a los “empeñados en descalificar de forma absoluta y sin paliativos la conducta de un militar ejemplar” su “lectura sosegada y objetiva” para comprobar “cómo siempre solicitó los puestos de mayor riesgo y fatiga, disciplinado, subordinado y siempre preocupado por los soldados a sus órdenes”.

Los generales, jefes y oficiales se sienten “amparados” en las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas como “herederos y depositarios de la tradición militar española” lo que les empuja a homenajear “a los héroes que la forjaron como deber de gratitud”.

En su declaración quieren recordar que con la llegada de la II República, Franco “fue leal, cerró por mandato la Academia General Militar” que dirigía y “cumplió con las órdenes del Gobierno de la República dirigió la acción militar que sofocó la sublevación de Asturias en 1934”.

Los militares retirados aseguran que Franco “asumió la responsabilidad que le entregaron sus compañeros de armas para ejercer el mando único de la España agredida y asediada por el comunismo internacional aceptado y adoptado por el Frente Popular”. Estos exmilitares que ya no están en el servicio consideran que “de los años posteriores a la contienda se cuentan ahora sucesos que sacuden la sensibilidad de los más fuertes” para “criminalizar cualquier actitud por justa que fuera”.

Es esta la razón por la que defienden que “la imagen militar del general Franco, claramente definida en su hoja de servicios” y lamentan las “acusaciones” que se están produciendo en estos momentos “con el único fin de que las nuevas y futuras generaciones ignoren y si es posible desprecien un periodo importante de su propia historia, tratando de justificar con ello un falso progreso que oculta la realidad del actual desmoronamiento territorial de la nación y la manifiesta desigualdad de los españoles”.

Por todo ello, los firmantes del manifiesto solicitan “actores de esta campaña infame retomar la verdad histórica” y “terminar con su perversa pretensión de exhumar los restos de Franco y la posterior transformación o destrucción del símbolo de la reconciliación que le albergajunto a tantos combatientes de la Guerra Civil”, refiriéndose al Valle de los Caídos.