Erdogan acusa a EEUU de dar la espalda a Turquía y advierte de que su relación corre peligro

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha acusado a su homólogo estadounidense, Donald Trump, de "dar la espalda" a su país, aliado de la OTAN, como recordó, al aplicar una subida de aranceles contra la economía turca en represalia por la negativa a liberar al religioso norteamericano Andrew Brunson, acusado de simpatizar con el golpismo. Además ha asegurado que la economía turca no está en crisis ni se dirige a una bancarrota y que las fluctuaciones en el tipo de cambio son los "misiles" de una guerra económica contra Turquía.

Así lo ha hecho saber el mandatario en unas declaraciones formuladas durante una reunión de su partido Justicia y Desarrollo en la ciudad costera de Rize en el Mar Negro. Allí, Erdogan ha anunciado que Turquía se estaba preparando para realizar transacciones a través de monedas nacionales con China, Rusia y Ucrania.

Erdogan ha dado instrucciones al banco central para que no se atreva a subir los tipos de interés, que “deberían mantenerse al mínimo porque son una herramienta de explotación que empobrece a los pobres y enriquece a los ricos”, ha añadido en declaraciones recogidas por el ‘Daily Sabah’.

“Si EEUU nos está dando la espalda, eligiendo en su lugar a un pastor, lo sentimos. Nosotros vamos a continuar nuestro camino decisión”, ha declarado Erdogan a una multitud de seguidores en la ciudad costera de Rize, en el Mar Negro.

“Este tratamiento por parte de Estados Unidos a su socio estratégico nos ha enfadado, nos ha molestado”, ha aseverado Erdogan en unos comentarios recogidos por el diario turco ‘Hurriyet’.

“Nosotros solo nos inclinamos ante Dios. Me dirijo a EEUU una vez más: Es una lástima. Están cambiando a un socio estratégico de la OTAN con un pastor”, ha añadido el mandatario.

Después de recordar la larga historia de relaciones bilaterales amistosas, el presidente turco ha llegado a advertir de que “a menos que Estados Unidos comience a respetar la soberanía de Turquía y demuestren que comprenden los peligros que enfrenta nuestra nación, nuestra asociación podría estar en peligro”.

El presidente turco comparó el intento de golpe de 2016 en Turquía con el ataque de Pearl Harbor, y señaló que Estados Unidos no “condenó inequívocamente el ataque y expresó su solidaridad con los líderes electos de Turquía ” tras el golpe fallido, del que Erdogan acusa al clérigo Fetulá Gulen , exiliado precisamente en el estado norteamericano de Pennsylvania.

Horas antes, en un artículo de opinión para el ‘New York Times’, Erdogan ha expresado casi palabra por palabra las mismas opiniones, que ha extendido al ámbito de la colaboración internacional. “Otra fuente de frustración”, ha dicho, es el apoyo de Estados Unidos a las Unidades de Protección Popular (YPG), la principal milicia kurda de Siria, que ha sido fundamental para derrotar a Estado Islámico.

Erdogan ha insistido en que las YPG son “la rama siria” del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por ambos países y la UE.

“Mi Gobierno ha compartido reiteradamente con funcionarios estadounidense nuestra preocupación por su decisión de entrenar y equipar a los aliados del PKK en Siria. Desafortunadamente, nuestras palabras han encontrado oídos sordos y las armas estadounidenses se siguen usando para atacar civiles y miembros de nuestras fuerzas de seguridad en Siria, Irak y Turquía”, ha denunciado.