Ingenieros crean un dispositivo de impresión 3D que podría tratar las lesiones de médula

En concreto, los científicos han creado una guía impresa en 3D, hecha de silicona, que sirve como una plataforma para las células especializadas que luego se imprimen en 3D sobre ella

Los ingenieros e investigadores médicos de la Universidad de Minnesota, EE.UU, han creado un dispositivo de impresión en 3D que podría ayudar a los pacientes con lesiones de la médula espinal a largo plazo a recuperar algunas de sus funciones.

“Esta es la primera vez que alguien ha podido imprimir directamente en 3D células madre neuronales derivadas de células humanas adultas en una guía impresa en 3D y hacer que las células se diferencien en células nerviosas activas en el laboratorio”, ha declarado el coautor del estudio, Michael McAlpine.

En concreto, han creado una guía impresa en 3D, hecha de silicona, que sirve como una plataforma para las células especializadas que luego se imprimen en 3D sobre ella. La guía sería implantada quirúrgicamente en el área lesionada de la médula espinal donde serviría como un tipo de “puente” entre las células nerviosas vivas por encima y por debajo del área de la lesión.

“Este es un primer paso muy emocionante en el desarrollo de un tratamiento para ayudar a las personas con lesiones de la médula espinal”, ha expuesto la coautora del estudio y profesora asistente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota en el Departamento de Neurocirugía y Stem Cell Institute, Ann Parr.

Asimismo, el equipo ha desarrollado una guía prototipo que sería implantada quirúrgicamente en la parte dañada de la médula espinal y ayudaría a conectar las células vivas en cada lado de la lesión.

Para el desarrollo de estas impresiones, los investigadores comienzan con cualquier tipo de célula de un adulto, como una célula de la piel o un glóbulo, y usando nuevas técnicas de bioingeniería. Por su parte, los investigadores médicos pueden reprogramar las células en células madre neuronales. Más tarde, los ingenieros imprimen estas células en una guía de silicona, la cual mantiene las células vivas y les permite transformarse en neuronas.

“Descubrimos que transmitir señales a través de la lesión podría mejorar las funciones de los pacientes. Existe la percepción de que las personas con lesiones en la médula espinal solo estarán felices si pueden volver a caminar. En realidad, la mayoría quiere cosas simples como control de la vejiga o poder detener movimientos incontrolables de sus piernas”, ha concluido Parr.