El juez investiga la posible financiación del 17-A a través de microcréditos

Solicita datos a tres entidades de préstamo personal a las que terroristas y varios familiares acudieron en fechas anteriores a los ataques

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que investiga los antentados terroristas de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils (Tarragona), solicitó el pasado 11 de junio a tres entidades de préstamos de concesión rápida todos los datos que posean sobre la petición y concesión de ‘microcréditos’ a dos de los miembros de la célula yihadista y tres de sus familiares. Rastrea de este modo las posibles vías de financiación a las que pudieron acceder los terroristas y si se valieron para ello de sus allegados.

En el sumario de la causa, obra el auto por el que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 solicita información sobre un total de cinco personas. Una de ellas es Younes Abouyaaquoub, que fue el conductor de la furgoneta que atropelló y mató a 13 personas en Las Ramblas de Barcelona, aunque también pide datos similares sobre su hermano Hicham, que es objeto de seguimientos policiales.

Las pesquisas se dirigen también sobre las gestiones que pudieron haber hecho ante estas entidades uno de los terroristas abatidos por la policía autonómica en Cambrils, Mohamed Hichamy, así como por Rachid y Saber Oukabir, cuyo hermano Moussa resultó también muerto en la localidad tarraconense. El último a quien se investiga en relación con estas entidades es Mohamed Houli, quien resultó herido tras la explosión en Alcanar (Tarragona) donde los terroristas guardaban explosivos y un centenar de bombonas de butano.

Concretamente, el juez reclama “información detallada de la solicitud de microcréditos tanto efectivos como denegados por la entidad”, datos sobre cualquier otro producto financiero solicitado con indicación del saldo y copia de los documentos aportados.

En relación con el fallecido Hichamy, los Mossos advierten en su informe que teniendo en cuenta que una de las empresas citadas ofrece dinero a crédito de una forma rápida todo parece indicar que este terrorista buscaba conseguir el efectivo, “evidente para no ser retornado”, con la finalidad de adquirir las sustancias precursoras para la fabricación de explosivos, como así se ha constatado que hicieron durante esas fechas.

La investigación ha desvelado que Hichamy se puso en contacto con una de las empresas en fecha muy cercana al día 20 de agosto de 2017, día en que que parecía la prevista por los terroristas para cometer los atentados con explosivos frustrada en la explosión ocurrida en Alcanar la noche antes del ataque en Las Ramblas.

También se detalla que entre los escombros de este inmueble volatilizado tras las explosiones se halló un teléfono móvil perteneciente a Houli en el que aparecieron pruebas del contacto del presunto terrorista con otras empresas del mismo tipo.

Los Mossos relatan en su informe al juez que las peticiones a empresas de microcréditos para financiar atentados terroristas tiene como antedecentes la actuación del yihadista Amedy Coulibaly, quien obtuvo un crédito de 6.000 euros para financiar el atentado de París y la huida a Oriente Próximo.

También ha sido usado por los denominados ‘foreign fighters’ para desplazarse a zonas de conflicto “siendo un dinero que nunca devolverán y que cederán a la organización terrorista DAESH una vez llegados a su territorio”.