Detenidos todos los autores materiales del atentado a Maduro, según el fiscal general

El gobierno venezolano anunció este domingo que detuvo a seis "terroristas" por estar presuntamente implicados en el atentado que sufrió el presidente Nicolás Maduro, a quien esta misma jornada los militares del país le declararon su "irrestricta lealtad". En una declaración realizada en la televisión oficial del país, el ministro del Interior de Venezuela, Néstor Reverol, ha informado de que uno de los "terroristas" participó en 2017 en un ataque a una base militar en la ciudad central de Valencia, mientras que otro fue parte de violentas protestas antigubernamentales en 2014. Con estas detenciones, el fiscal general de Venezuela, Tarek Saab, anunció que han sido identificados todos los autores materiales del atentado del que responsabiliza intelectualmente a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos."Se ha identificado a todos los autores materiales del hecho y sus colaboradores inmediatos. También se ha establecido el sitio en que los autores materiales se alojaron en los días previos al intento de magnicidio", dijo el fiscal en la primera rueda de prensa desde que se registró el incidente.

Reverol, informó que las detenciones se produjeron después de varios registros en hoteles de la capital, y que producto de ellas “se han recabado importantísimas evidencias”.

Y según señaló luego el canciller venezolano, Jorge Arreaza, los restos de la desactivada célula rebelde que dirigía el fallecido expolicía Oscar Pérez están vinculados al atentado. “Cuando esa célula fue desmantelada, después de horas de negociación y de un inevitable enfrentamiento, algunos gobiernos se solidarizaron con los terroristas y algunos presidentes incluso han dicho que fue una ejecución extrajudicial, fíjense ustedes en las consecuencias”, dijo Arreaza en una reunión con el cuerpo diplomático acreditado en el país.

En imágenes transmitidas por televisión pudo verse como los soldados que estaban formados en bloques escuchando al presidente corren despavoridos ante las explosiones, mientras Maduro es resguardado de inmediato por sus escoltas y el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, es evacuado del lugar.

Tres horas después Maduro narró en la cadena obligatoria de radio y televisión que “estaba diciendo no bajemos la guardia porque la conspiración ha retornado, en ese mismo momento explotó frente a mi un artefacto volador, una gran explosión, compañeros”.

Al menos siete miembros de la Guardia Nacional venezolana han resultado heridos en el atentado, “lamentablemente las detonaciones generaron algunas heridas en 7 efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que se encontraban en el desfile, los cuales están siendo atendidos en los hospitales establecidos para tal fin”, ha informado el ministro.

Horas después un grupo anónimo autodenominado “Soldados de Franela” se pronunció a través de las redes sociales y se atribuyó la autoría de la “Operación Fénix”, el nombre con el que han identificado el atentando contra Maduro.

En una cuenta de Twitter “Soldados de Franela” ha divulgado fotografías y vídeos del momento en que se registró el incidente. Demostramos que son vulnerables, no se logró hoy pero es cuestión de tiempo“, dice uno de los mensajes escritos en este perfil.

Los “Soldados de Franela” aseguran, en la misma cuenta de Twitter, que son un conjunto de “militares y civiles patriotas y leales al pueblo de Venezuela (…) basados en argumentos legales y constitucionales”.

Reverol señaló que las investigaciones “han evidenciado” que el ataque constituyó “un delito de terrorismo y magnicidio en grado de frustración”. “Lo que deja claro que estos terroristas y sicarios han pasado a un nivel superior, incrementando el espiral de violencia”, añadió.

De acuerdo con el funcionario, en el atentado fueron usados dos drones modelo DJI M600, “diseñados para trabajos industriales” y con capacidad para “soportar grandes cargas”.

Los artefactos no hirieron a Maduro “gracias a las técnicas especiales” de la Guardia de Honor, encargada de la seguridad del presidente, y a la instalación de equipos inhibidores de señales que desorientaron a los drones, que se activaron “fuera del perímetro planificado por los sicarios”.

El Ejército cierra filas con Maduro

También este domingo, los militares venezolanos declararon su “irrestricta lealtad” a Maduro, al tiempo que advirtieron que no permitirán que “sea vulnerada la soberanía” del país. “Bajo ninguna circunstancia aceptaremos que sea vulnerada la soberanía nacional, permaneceremos incólumes y aferrados a las convicciones que nos caracterizan, apoyando de manera incondicional y con irrestricta lealtad a nuestro comandante en jefe (Nicolás Maduro)”, dijo al leer un comunicado el ministro Vladimir Padrino.

De acuerdo con los militares venezolanos, el ataque, que calificaron como “barbarie”, es “un paso desesperado que forma parte de los planes desestabilizadores cuyo objetivo es cambiar mediante mecanismos no constitucionales el gobierno legítimamente constituido y electo por voto popular” de Maduro.

Pero “ningún gobierno que procure instaurarse por vías no democráticas contará con el apoyo de la FANB, y cualquier grupo que lleve a cabo actos criminales de este tipo recibirá una respuesta contundente de nuestra parte”, añade el texto.

Maduro acusó anoche por los sucesos al saliente presidente colombiano, Juan Manuel Santos, así como a la “ultraderecha” de ese país y de Venezuela.

La oposición cuestiona el ataque

Tras lo ocurrido, la coalición opositora venezolana Frente Amplio señaló en un comunicado que la solución a la profunda crisis que padece el país es “democrática”, condenando así la violencia, pero a la vez dudando de la versión oficial de lo ocurrido. “Desde el Frente Amplio Venezuela Libre reafirmamos que la solución que merece nuestro pueblo es la solución democrática y constitucional”, dijo la plataforma.

El Frente Amplio subraya que “aún está por verse” si el suceso “realmente fue un atentado, un accidente fortuito o alguna de las otras versiones que circulan por redes sociales”, al tiempo que pidió esperar los resultados de las investigaciones.

En cualquier caso, el Frente Amplio rechazó las acusaciones de Maduro de que tenga algo que ver y las calificó como “genéricas” e “irresponsables”.

“Las primeras reacciones del gobierno no están dirigidas a esclarecer estos hechos sino a aprovechar la situación para atacar de manera irresponsable a la ‘oposición’ en genérico, y para tratar de desviar la atención del verdadero problema que preocupa y afecta al país, que es la tragedia humanitaria”, se añade en el comunicado.

Estos hechos suceden en medio de la severa crisis económica que padece Venezuela -el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo-, que se traduce en escasez de productos, hiperinflación y una pésima prestación de los servicios públicos.

Por estas razones, en el país se desarrollan a diario decenas de protestas, en demanda de comida, transporte, agua, electricidad y mejores salarios, entre otras exigencias.