El rey se embarca en la última jornada de la Copa sin opciones a la victoria

Felipe VI se ha puesto hoy al timón del Aifos 500 en la última jornada de la Copa del Rey Mapfre de vela en Palma, si bien el velero de la Armada Española ya no tiene ninguna opción de triunfo en la categoría Swan 50.

El Aifos 500 está sexto en la clasificación general, de un total de diez participantes, lejos del líder, el Earlybird, y del segundo, el Niramo, los dos alemanes.

Aunque ha participado en numerosas ediciones, don Felipe no ha ganado nunca la Copa del Rey de vela, mientras que su padre, Juan Carlos I, logró el título en cinco ocasiones con el Bribón.

Felipe VI ha navegado en las seis jornadas que ha durado la competición en aguas de la bahía de Palma y también lo hizo en la sesión previa de entrenamientos del domingo.

El jefe del Estado ha embarcado en el Real Club Náutico de Palma en compañía del patrón del barco de la Armada, el almirante Jaime Rodríguez Toubes.

Antes de subir a la cubierta, se ha fotografiado con la tripulación del velero situado al lado del Aifos 500.

Como es tradición, don Felipe presidirá esta noche en el recinto de Ses Voltes, al pie de la Catedral de Palma, la entrega de trofeos de la Copa del Rey en las distintas categorías.

También se ha embarcado hoy la infanta Elena en el Titia, en la clase 6 Metros Internacional (6M), en su segunda participación en la Copa después de que se estrenara el pasado jueves.

El Titia afronta la última jornada en segunda posición entre los veleros clásicos del 6M, pero también sin opción de desbancar al Bribón, que ya es vencedor matemático.

Con Pedro Campos al timón, el Bribón es el barco en el que iba a haber competido don Juan Carlos, pero una lesión en la muñeca se lo impidió.