Escraches de los CDR ante las sedes de PDeCAT, ERC y la CUP: “Desobedeced o dimitid”

Durante las protestas han quemado fotos del Rey y del juez Llarena y han pedido "derrocar" a Torra si no hay república

Miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) han acudido este jueves a las respectivas sedes de ERC, el PDeCAT y la CUP en Barcelona para trasladar su enfado porque no se están dando pasos hacia la república catalana y les han exigido “desobediencia o dimisión”.

Los CDR consideran que el Govern y los partidos independentistas no están cumpliendo con el programa con el que se presentaron a las elecciones catalanas del 21 de diciembre: implementar la independencia pese al rechazado frontal del Estado.

Por la mañana han ido hasta la puerta principal de la sede de ERC, donde han realizado pintadas con consignas como ‘Desobedeced o dimitid’ y han colgado carteles con lemas como ‘El pueblo manda y el Govern obedece’.

Tras la protesta, el partido ha manifestado su rechazado a lo hechos de los CDR: “El adversario es otro“, ha dicho, y ha recordado que el presidente del partido, Oriol Junqueras, está en la cárcel desde hace justo nueve meses tras la declaración de la república por parte del Parlament.

Por la tarde, los mismos CDR han organizado sendas protestas en el mismo sentido: a las 18.30 horas ante la sede de la CUP, y luego han organizado una marcha por las calles de Barcelona, que han tenido que ser momentáneamente cortadas, hasta la sede del PDeCAT.

Ante la sede de la CUP, unos 200 miembros de los CDR han exigido a los anticapitalistas “derrocar” al Govern de Quim Torra a través de una moción censura en el Parlament, ya que afean a la Generalitat que no está haciendo lo prometido.

De dentro de la sede de la CUP ha salido la portavoz del Secretariado Nacional, Laia Estrada, que ha aplaudido la protesta y, megáfono en mano, ha proclamado: “Hemos recibido el mensaje, lo trasladaremos al conjunto de nuestra militancia, gracias CDR por fiscalizar”.

A diferencia de ERC, la portavoz de los anticapitalistas ha asegurado que no solo entienden el malestar de los CDR, sino que lo comparten: “Maldita normalidad política. La Comisión Bilateral ha sido una pantomima. Todo depende de nosotros“, ha proclamado.

Los manifestantes han llegado a la sede del PDeCAT advirtiendo de que se les acabado “la paciencia” y que quieren que se proclame ya la república y, a diferencia de con la CUP, no han podido llegar hasta la misma puerta porque dos furgonetas de los Mossos d’Esquadra lo han impedido.

Allí han pronunciado consignas contra la policía catalana, a la que han llamado “fuerzas de ocupación”, y han quemado fotos del Rey y del juez del Tribunal Supremo que instruye la causa sobre el proceso soberanista, Pablo Llarena, al grito de “Llarena a la hoguera”.

Cambio de objetivo

Hasta ahora los CDR se habían caracterizado por acciones reivindicativas a favor de la república catalana y por acciones como cortar carreteras y protestas en la calle cuando Puigdemont fue detenido en Alemania, pero por primera vez han cambiado el objetivo de sus críticas y las han dirigido a los partidos independentistas.

Precisamente hace tres meses, después de que varios miembros de los CDR fueran detenidos, la CUP, ERC y JxCat aprobaron una moción en la Cámara catalana a favor de los CDR y lamentaron la “criminalización” que ejercía el Estado contra el movimiento.