El Banco de Inglaterra sube los tipos de interés al 0,75%, el nivel más alto desde 2009

La medida afectará a los millones de hogares que tienen hipotecas y ayudará a quienes disponen de cuentas de ahorro

El Banco de Inglaterra ha subido este jueves los tipos de interés del 0,5 % al 0,75 %, el nivel más alto desde marzo de 2009, y anticipó la posibilidad de más incrementos, si bien su gobernador, Mark Carney, dijo que las alzas serán “limitadas y graduales”.

Los nueve miembros que componen el Comité de Política Monetaria del banco emisor inglés (MPC, siglas en inglés) decidieron de forma unánime, al término de una reunión, subir por segunda vez en casi una década el precio del dinero.

El pasado noviembre, el banco había aumentado los tipos al 0,5 % tras mantenerlos en el nivel histórico del 0,25 % desde marzo de 2009, cuando el Reino Unido, bajo el Gobierno laborista de Gordon Brown, estaba sumido en una profunda crisis económica.

Carney comentó que espera “un gradual incremento” de los tipos, medida que afectará a los millones de hogares que tienen hipotecas, pero que ayudará a quienes disponen de cuentas de ahorro.

“Todos los miembros (del MPC) estuvieron de acuerdo en que es muy probable que cualquier futuro incremento de los tipos sea a un ritmo gradual y de una extensión limitada”, señaló el MPC en una nota sobre los detalles de la reunión de este comité.

Además, la entidad mantuvo su pronóstico de crecimiento del Reino Unido en el 1,4 % para 2018, pero lo subió al 1,8 % para 2019, cuando el país saldrá de la Unión Europea.

El gobernador, de origen canadiense y que tiene previsto abandonar su puesto en 2019, también se refirió al Brexit o salida del Reino Unido de la UE, al insistir en que la entidad está bien preparada para cualquier resultado de las actuales negociaciones entre Londres y Bruselas sobre la retirada británica.

Según explicó en rueda de prensa, el sistema bancario de este país dispone de suficiente efectivo para seguir concediendo créditos de cara al Brexit, cualquiera que sea el resultado.

“Estamos trabajando con el Tesoro (británico) y el Banco Central Europeo para atender los riesgos que los bancos no puedan resolver por sí mismos”, puntualizó el responsable de la entidad.

El gobernador reconoció que las conversaciones entre el Reino Unido y la UE atraviesan por un “periodo crítico” y agregó que los hogares británicos no han sido indiferentes ante la incertidumbre, pero hay señales de que la confianza empresarial se está suavizando.

La medida anunciada era ampliamente esperada por los analistas y se conoció en medio de la actual incertidumbre sobre si finalmente habrá un acuerdo entre Londres y Bruselas sobre la futura relación comercial tras el Brexit.

La inflación interanual británica subió el 2,4 % en junio, ligeramente por debajo del 2,5 % que esperaba el banco inglés, mientras que la tasa de desempleo se sitúa en el 4,2 %.