La crisis migratoria y Cataluña, ejes de la primera reunión de Sánchez y Casado este jueves

La crisis migratoria y el debate catalán serán los ejes de la reunión entre el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en el momento de mayor confrontación entre Gobierno y oposición desde que el PP tiene nuevo líder.

El encuentro, fijado para las 17.00 horas, será el primero entre ambos desde que Casado asumió la Presidencia del PP, y se celebrará en la víspera de que Sánchez haga balance del curso político y de los dos meses que lleva al frente del Ejecutivo antes del paréntesis veraniego. Una pausa que Pablo Casado asegura no piensa tomarse, porque acaba de asumir las riendas del PP y porque, como dijo hace unos días, el partido ya está en campaña electoral a la espera de que se convoquen las distintas citas con las urnas.

Sánchez y Casado ni siquiera se han visto las caras desde que el líder del PP fuera elegido en el congreso extraordinario del partido y no tendrán hasta septiembre, cuando se retome la actividad parlamentaria, su primer cara a cara’ en una sesión de control en el Congreso.

Según fuentes del Ejecutivo, Pedro Sánchez está abierto a hablar de todo y subrayará a Casado la necesidad de que haya entendimiento con el principal partido de la oposición en una serie de “cuestiones de Estado” entre las que subraya la situación en Cataluña y el problema migratorio. Y añade otros asuntos que considera también fundamentales, como la política europea, la lucha contra la violencia de género y las infraestructuras.

Sobre todas esas materias hay disposición del presidente, aseguran las mismas fuentes, para mantener contactos fluidos con Casado, a quien el Gobierno ha pedido estos días “lealtad” y “altura de miras” en las políticas de Estado, como ayer dijo Carmen Calvo. La vicepresidenta también reclamó el martes al PP y a Ciudadanosresponsabilidad” y que no hagan “políticas de paseo” con el problema de la inmigración, el asunto con el que más están atacando ambos partidos al Ejecutivo de Sánchez.

Pero es también “responsabilidad” lo que Pablo Casado ha reclamado al Gobierno en su visita a Algeciras y Ceuta en plena crisis migratoria, en una jornada en la que también ha propuesto un “Plan Marshall” para África, con cooperación y coordinación de la UE con los países de origen.

La cuestión catalana

Menos de dos semanas lleva de líder pero en este tiempo Casado ya ha elevado el tono de la oposición al Gobierno y se ha centrado no solo en la inmigración sino en muchas otras cuestiones, con especial énfasis en Cataluña.

Casado propondrá a Sánchez un reforzamiento institucional frente al independentismo. El PP quiere llevar al Congreso una proposición de ley para modificar el Código Penal e introducir de nuevo dos tipos penales: el de sedición impropia y el de convocatoria de un referéndum ilegal, suprimidos por el PSOE en 1995 y 2010 respectivamente.

El líder del PP ha criticado que Sánchez se reuniera hace dos semanas con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, cuando éste había anunciado que no renunciaría al derecho de autodeterminación. Por eso, ya ha avanzado que exigirá la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña si el Gobierno del PSOE sigue manteniendo una posición “tan ambigua” frente a los independentistas.

En esta reunión en Moncloa, Casado pedirá también al presidente del Gobierno que “no haya ningún tipo de acercamiento de presos etarras a las cárceles del País Vasco”. Otro asunto que llevará al encuentro será la política económica y los compromisos internacionales que tiene que cumplir España en la senda de déficit, techo de gasto y política fiscal, según adelantó él mismo este miércoles desde Algeciras.

Fuentes del PP han señalado además que el líder del PP quiere poner encima de la mesa la iniciativa que ha registrado su grupo parlamentario para que en los ayuntamientos gobierne la lista más votada. En concreto, el PP plantea que pueda gobernar con mayoría absoluta una lista que gane las elecciones municipales pero que sólo obtenga un 35% de los votos válidos, siempre que saque una ventaja de cinco puntos al siguiente, o incluso con un 30% por ciento de los votos, si además saca diez puntos de diferencia a la segunda lista.

 

Pese a que parten en la mayoría de asuntos de posiciones distantes, Sánchez le recordará a Casado que el PSOE ejerció una oposición leal y responsable en asuntos de Estado, muy especialmente en lo relativo a Cataluña en los últimos meses, así que espera que el PP también lo haga ahora que está en la oposición. El PSOE respaldó al Gobierno en la aplicación del artículo 155 en Cataluña el pasado mes de octubre, y ahora espera que el PP apoye la normalidad institucional que, a su juicio, se abre con la convocatoria de la comisión bilateral Estado-Generalitat reunida este jueves en Barcelona por primera vez en siete años.

El encuentro de este jueves se celebrará pocas horas después de celebrarse la primera reunión bilateral entre el Gobierno y la Generalitat desde 2011.

Y además va a tener lugar en la misma jornada en la que va a conocerse el primer sondeo con estimación de voto del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) desde que Sánchez está al frente del Gobierno, aunque dicha encuesta no podrá reflejar el efecto de la llegada de Casado al liderazgo del PP por producirse después del trabajo de campo para elaborarla.