La agresión de un acosador a una joven en plena calle que ha indignado a Francia

Un hombre tiró un cenicero y propinó un tortazo a una chica que le recriminó sus comentarios obscenos delante de numerosos testigos

El vídeo de una agresión en París a una chica a la que un hombre dio un tortazo tras haberla molestado con comentarios fuera de lugar ha reabierto el debate sobre el acoso en Francia, donde esta semana está previsto que se adopte la ley de lucha contra los actos de violencia sexista y sexual.

La grabación, viral en las redes sociales, fue difundida por la víctima en su cuenta de Facebook tras haber solicitado las imágenes de la cámara de videovigilancia al bar en el que sucedieron los hechos para presentar una denuncia. Además, el país se ha movilizado para dar con el agresor y se ha creado un hashtag, #BalanceTonPorc (delata a tu cerdo), para denunciar situaciones similares.

Según el relato de la víctima, el agresor pasó por su lado y le soltó gemidos y comentarios obscenos. “¡Cállate la boca!”, le dijo ella sin pensar que había sido escuchada.

El hombre coge entonces un cenicero de una mesa de la terraza y se lo tira a distancia, y al ver que la joven le contesta de nuevo acude a ella y le da un tortazo que la lanza contra una valla del establecimiento ante la estupefacción de los clientes, alguno de los cuales se encaró con el agresor, con más intención que determinación, antes de que éste escapara. De hecho, uno de los testigos coge una silla y parece que va a golpear con la misma al agresor, pero ahí se queda. Algunos le recriminan su actitud, pero nadie hace nada para retenerle.

La agresión a esa estudiante de arquitectura, llamada Marie Laguerre, de 22 años, tuvo lugar el pasado martes y la Justicia ha abierto ya una investigación por actos de violencia y acoso.

“La respuesta política debe ser fuerte y lo será”, indicó en el diario ‘Le Parisien’ la secretaria de Estado de la Igualdad entre Hombres y Mujeres, Marlène Schiappa, en referencia al proyecto de ley que sancionará el acoso a las mujeres en el espacio público con multas de hasta 3.000 euros.

Hasta ahora, las injurias o amenazas estaban penadas con hasta un año de cárcel y 45.000 euros de multa y la exhibición o masturbación en público con otro año y hasta 15.000 euros.

El nuevo plan gubernamental incluye multas de desde 90 a 750 euros, o 3.000 euros en caso de reincidencia, para quienes sigan a una persona que ha manifestado su rechazo o lancen silbidos, miradas insistentes, comentarios sobre el físico o la vestimenta o preguntas intrusivas indeseadas.

Además, grabar o fotografiar por debajo de la falda sin consentimiento será penado por primera vez con un año de cárcel y 15.000 euros de multa.

Una campaña masiva de concienciación contra el acoso a partir de septiembre, a la que el Estado dedicará cuatro millones de euros, se suma a la iniciativa gubernamental, en la que esa grabación de poco más de un minuto se ha convertido en los últimos días en el ejemplo sobre la necesidad de un cambio.