La agenda de Sánchez no da para los 21 días de vacaciones que le adjudican algunos medios

Cuando aún resuenan los ecos de la polémica por su viaje a Benicassim en Falcon para entrevistarse con Ximo Puig y después asistir al concierto de The Killers en el FIB, el presidente del Gobierno es víctima de otra campaña sobre supuestos desplazamientos. Algunos medios se han lanzado a especular con sus vacaciones asegurando que estará fuera de Moncloa más de dos semanas cuando otros líderes políticos como Pablo Casado han decidido no tomarse ningún descanso.

La información no parece que pueda ser cierta si se revisa la agenda del jefe del Ejecutivo, en la que no hay hueco para esos hipotéticos quince días de veraneo. El próximo viernes, 3 de agosto, Sánchez presidirá el último Consejo de Ministros del curso político y el lunes 6 de agosto está previsto su primer despacho con el rey Felipe VI en el palacio de Marivent, en Palma de Mallorca.

A partir de entonces, y al menos por ahora, Sánchez no tiene agendadas más citas hasta el 17 de agosto, cuando tiene previsto desplazarse a Cataluña para participar en los actos de homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils, de los que ese día se cumplirá el primer aniversario. Entre Marivent y Barcelona solo hay nueve días disponibles y después, el presidente tendrá que empezar a preparar el primer Consejo de Ministros del próximo curso, previsto para el 24 de agosto. Poco después, emprenderá su primera gira iberoamericana, que arrancará en Chile y puede recalar también en Bolivia y Colombia antes de culminar en Costa Rica.

Aunque la gira aún está en fase de preparación, se calcula que comience a finales de agosto. Moncloa, además, estaría tratando de cerrar una visita de Sánchez a Marruecos, en plena crisis migratoria. Se trata de un viaje que tradicionalmente ha inaugurado la agenda internacional de los presidentes del Gobierno español, pero esta vez se cambió por otro a París, donde Sánchez se entrevistó con el presidente francés, Emmanuel Macron, porque en aquél momento Mohamed VI se encontraba ausente de su país.