Leonor y Sofía muestran su simpatía y hablan de sus juegos preferidos

Desvelaron cómo ha sido el verano en EEUU, el que reconocen que han practicado mucho su inglés y han hecho mucho deporte

El posado oficial de la Familia Real durante sus vacaciones en Palma de Mallorca ha acaparado todas las portadas de la prensa. Unas imágenes muy diferentes a las que estamos acostumbrados de años anteriores, ya que en esta ocasión no pudimos ver a la Familia al completo y las fotografías se realizaron en el Palacio de la Almudaina y no en el Palacio de Marivent como se hacía en años anteriores.

De lo más simpáticas y distendidas con la prensa, la Princesa Leonor y la infanta Sofía desvelaron cómo ha sido el verano en Estados Unidos, el que reconocen que han practicado mucho su inglés, han hecho mucho deporte y han conocido a personas nuevas.

Como cualquier otra niña de sus edades, a la Princesa y a la infanta les gusta mucho jugar y han contado cuales son sus juegos preferidos. Leonor reconoce que a ella le gusta mucho “ir a esquí acuático y el tenis”, pero por el contrario Sofía ha desvelado que le gusta un juego, el cual su padre reconoce no saber cuál es. “A mi me gusta un deporte que se llama gaga”, a lo que el Rey Felipe VI responde: “Ese yo no lo conozco, ¿cómo es?”. La infanta no tardó en explicar a su padre y a todo la prensa en qué consistía el mecanismo de este juego que tanto le gusta: “Tienes que tirar el balón con una mano e intentar dar a las piernas de los jugadores”.

Al parecer, se trata de un juego muy parecido a balón prisionero, ese al que tantas y tantas horas hemos jugado en el patio del colegio. Está claro que tanto a Leonor como a Sofía les encantan los juegos tradicionales y a juzgar por sus piernas, no pierden el tiempo ya que ambas presentan algún que otro rasguño y moratón de jugar.

Otra de las pasiones de la infanta y la Princesa son los libros. Hace unos meses, la Reina Letizia aseguró que sus hijas eran unas verdaderas seguidoras de los cuentos de Barco de Vapor. Unas aficiones que sin lugar a dudas son muy ventajosas para cualquier niño y que logran eclipsar la era tecnológica en la que nos encontramos.