El Gobierno acusa a Casado de “alarmista” y culpa al Ejecutivo de Rajoy de la situación migratoria

Rumí compara al presidente del PP con Salvini y considera una "irresponsabilidad" plantear "falsos dilemas" sobre lo que ocurre

La secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, ha acusado este lunes al presidente del PP, Pablo Casado, de abrazar un discurso “alarmista” y “de confrontación” sobre la migración y ha señalado lo que considera una “irresponsabilidad política” por plantear “falsos dilemas” sobre la situación migratoria en España. Además, le ha vinculado con las derechas “reaccionarias” europeas, asegurando que se está acercando a las posiciones del ministro italiano de Interior, el ultraderechista Mateo Salvini.

En declaraciones a la SER, Rumí ha defendido, ante las declaraciones de Casado de que “no es posible” que España absorba la llegada de “millones de africanos” y la visita a Ceuta del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que el Gobierno esta presente “todos los días” en Ceuta, Melilla o Algeciras y ha puesto en valor el trabajo de las ONG y la “sensibilidad” de la Policía y Guardia Civil que a diario lidia con la llegada de migrantes.

Para la secretaria de Estado el discurso de Casado es una muestra de “profundo desconocimiento” de lo que ocurre en la frontera por lo que la ha pedido a él y también a Rivera que aprovechen la visita a Ceuta y Melilla para conocer “en profundidad” la materia. Rumí ha pedido que ambos líder eviten declaraciones que “no tienen ningún sentido”, aludiendo a sus referencias al “efecto llamada”: “cuando una ruta se cierra, otra se abre y tarda meses en abrirse, los factores de los cambios de ruta son complejos”.

Se acerca a Salvini

En declaraciones a los medios en Ávila, Pablo Casado aseguró que “no es posible que haya papeles para todos, no es posible que España pueda absorber millones de africanos que quieren venir a Europa”. “Y, como no es posible, tenemos que empezar a decirlo aunque sea políticamente incorrecto”, añadió.

Para la representante del Gobierno el planteamiento del recién elegido presidente del PP se debe a razones partidistas y lo sitúan en el espectro de la “derecha reaccionaria” europea. Así, preguntada si la línea de Casado seguía la misma dirección que la Liga, el partido ultraderechista que forma coalición de Gobierno en Italia, la secretaria de Estado ha indicado que las posiciones de ambos “se están acercando muchísimo”.

Rumí ha admitido que la situación que se vive en la frontera sur de España es “complicada” pero ha pedido al PP que deje trabajar al Ejecutivo para que aborde una política migratoria “seria”, algo que a su juicio no acometió el anterior Gobierno de Mariano Rajoy. “Miraron para otro lado, no tuvieron previsión económica, ni de recursos humanos y dejaron de cooperar con África”, ha lamentado.

Urgencia por culpa de la “imprevisión” de Rajoy

En ese mismo sentido, el Gobierno ya rechazó este domingo la acusación de Casado y en esa misma línea subrayó que el Ejecutivo ha tenido que adoptar medidas urgentes por la “imprevisión” del Gabinete de Mariano Rajoy.

Ante las acusaciones de Casado, fuentes del Gobierno rechazaron hacer autocrítica y subrayaron que se adoptaron decisiones respecto al Aquarius por motivos humanitarios y como una demostración de que se puede hacer una política de migración diferente en la Unión Europea.

“No es justo hablar de efecto llamada por el Aquarius, sobre todo si se repasan las cifras”, aseguran las fuentes, que han recordado que las llegadas de inmigrantes por vía marítima fueron de 8.162 personas en 2016, 21.989 en 2017 (un 269% más) y hasta el 30 mayo de 2018, 7.970 migrantes, y que esta tendencia al alza se mantiene desde 2013.

Por tanto, consideran que más que de efecto llamada se podría hablar de una imprevisión en los últimos años que ha obligado al actual Gobierno a adoptar medidas urgentes.

En ese contexto, subrayan que en apenas mes y medio, se ha afrontado el problema migratorio con medidas concretas.

Así, se ha habilitado con carácter de urgencia un Centro de Acogida Temporal de Extranjeros que entrará en funcionamiento la próxima semana y en el que se han invertido casi 3,5 millones de euros.

Además, se han mantenido reuniones a nivel europeo para abordar de manera conjunta este problema y se han buscado ayudas concretas para países de origen y tránsito.

De la misma forma, el Gobierno recuerda que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha visitado Marruecos y Argelia y que este lunes viajará a Mauritania, países todos ellos de origen y tránsito de migrantes, para buscar soluciones.

Recuerda igualmente el Ejecutivo que Grande-Marlaska ha visitado Algeciras para conocer de primera mano la situación.