Techo de Gasto: los aliados de Sánchez le ponen en una situación límite

El rechazo del Techo de Gasto, para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2019,  por quienes han llevado hasta el Palacio de la Moncloa al presidente Sánchez, han querido recordarle que cuando quieran pueden hacer caer al Gobierno y obligarle a un adelanto electoral, a lo que el Gobierno se resiste convencido de que a pesar de sus escasos 85 diputados puede agotar la legislatura.

Con la votación de este Viernes (votos en contra de Ciudadanos y Partido Popular, abstenciones de todos los aliados del gobierno excepto PNV) el  Ejecutivo ha recibido un nuevo voto de castigo por parte de sus aliados políticos que votaron la moción de censura y que colocaron a Pedro Sánchez en la Moncloa hace dos meses, al tiempo que le han dado un serio aviso, absteniéndose de votar el Techo de Gasto, paso previo a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019. Por distintos motivos, Podemos, los independentistas del PDeCat y Esquerra y Compromis, se han abstenido de votar ese decisivo Techo de Gasto que aumenta un 4,4% respecto al año anterior.

El primer aviso de los aliados del Gobierno se producía en  el intento del Gobierno, tras un Decreto Ley, de que se votase al Consejo de Administración de RTVE, y al  Presidente del Ente, propuestas que no se han conseguido en las últimas semanas. Este  viernes, después de la séptima votación en contra del miércoles, el Gobierno, ha conseguido el visto bueno para el nombramiento, de Rosa María Mateo, como administradora única de la Radio y Televisión públicas por 180 votos (mayoría relativa). Pero, sin embargo, ha fracasado en el intento de aprobación del decisivo Techo de Gasto.

Ese Techo de Gasto se ha negociado con Bruselas, algo que no reconoce “Podemos”  al tratarse, dice de “una imposición  de Bruselas, que invade la sobaranía de nuestro país”. “El Gobierno tiene que elegir: o hace propuestas buscando el apoyo del PP o se pone a trabajar para cumplir las expectativas de la España del 15M, del 8M o de las Mareas de los pensionistas“. El denominado acuerdo de Techo de Gasto se debate de acuerdo con las  leyes de estabilidad presupuestaria. El acuerdo contiene básicamente tres cuestiones: el Tope de Gasto no financiero de la Administraciónón General del Estado, la fijación de la regla de gasto y la senda de los objetivos de défichita.

Desde el Gobierno, la vicepresidente Carmen Calvo, insiste en que se encontrara una solución antes de ir a una disolución del Parlamento y una convocatoria de elecciones. El Jueves, temiendo las abstenciones de sus aliados, el Presidente del Gobierno confirmaba sus planes de agotar la legislatura en el 2020, e insinuaba que se podía volver al Techo de Gasto que ya había establecido el Gobierno de Rajoy, algo que, no le garantiza el voto favorable de Ciudadanos y Partido Popular, que ya ha empezado a ejercer la oposición con su nuevo equipo dirigente que preside Pablo Casado. Casado ya ha anunciado que su partido paralizará la propuesta gubernamental, cualquiera que sea, en el Senado, donde tiene mayoría absoluta. Y el Gobierno ha contestado que recurrirá al Tribunal Constitucional.

El Presidente del Gobierno ya ha advertido a sus aliados que asuman sus decisiones ya que la opsicición  a esa senda de déficit se oponen también a que se reconstruya el Estado del bienestar o la dependencia y a destinar fondos para luchar contra la desigualdad social fruto de los recortes. “Que cada cual asuma sus responsabilidades, el Gobierno va a asumir las suyas y va a ser plantear unos Presupuestos con esta senda de estabilidad o con la anterior”. El Plan rechazado suponía la flexibilización en cinco décimas  del déficit  lo que supone que las administraciones públicas pudiesen gastar 6.000 millones de euros más. Los nuevos objetivos de déficit pactados con Bruselas son del 1,8% del PIB en 2019, del 1,1% para 2020 y del 0,4% para 2021. Por administraciones, 2.400 millones más corresponderían a las comunidades, 2.400 millones a la Seguridad Social y1.200 millones al Estado. José Oneto