Roglic se impone en Laruns y Thomas acaricia su primer Tour

El británico tiene prácticamente sentenciada la ronda gala a falta de dos etapas para su final

El ciclista esloveno Primoz Roglic, del Lotto NL-Jumbo, se impuso en la decimonovena y antepenúltima etapa del Tour de Francia, disputada este viernes entre las localidades de Lourdes y Laruns, sobre 200,5 kilómetros, mientras que el británico Geraint Thomas (Sky) sigue en muy buena posición para llevarse la general.

La última jornada montañosa de esta ‘Grande Boucle’ fue muy movida y animada, con tres principales protagonistas: el español Mikel Landa, el francés Romain Bardet y el mencionado Roglic. Los dos primeros no lograron su objetivo, aunque por momentos amenazaron con apretar la pelea por el podio, mientras que el ganador de la etapa logró su premio al final y buscará estar en la ceremonia de los Campos Elíseos.

El esloveno, de 28 años, y su equipo quisieron ser protagonistas en el último asalto pirenaico, donde el coloso Tourmalet, situado al principio, no fue demasiado decisivo salvo para ver el valiente ataque de Landa y Bardet. El vitoriano se quedará de nuevo sin podio, pero salvó el día para el Movistar Team que vio como el colombiano Nairo Quintana se vino abajo tras los arreones de Roglic, quizá mermado por la caída de la víspera y cedió muchos minutos.

Ahora, todo se decidirá en los 31 kilómetros que llevarán desde Saint-Pée-sur-Nivelle hasta Espelette, de mucha dureza y con el Col de la Pinodieta, de 900 metros pero del 10,2 por ciento de promedio, que se presenta clave. Geraint Thomas llegará bien situado a esta crono después de volver a salvar otro día sin demasiados problemas, donde fue más fuerte que Chris Froome (Sky) y donde prefirió vigilar más a Tom Dumoulin (Sunweb).

El británico tendrá que defender más de dos minutos ante el holandés, más especialista en esta modalidad, pero que lo tendrá complicado para superar al galés, que únicamente se movió para replicar a los ataques y para esprintar al final y arañar seis segundos valiosos de bonificación.

Roglic está a 2:24 y también lo tendrá complicado, sobre todo tras su esfuerzo de este viernes, pero su ‘batalla’ podría estar en asentarse en el podio, donde la amenaza es el actual campeón, que volvió a flojear, pero que está a 2:37 de Thomas y muy cerca de la tercera plaza.

Y todo después de un día animado, donde el Tourmalet sólo fue aprovechado por un Landa en su mejor versión. El español se llevó consigo a Bardet y con el apoyo de compañeros como Daniele Bennati y Andrey Amador logró unirse a un grupo con piezas valiosas para trabajar como el ruso Ilnur Zakarin (Katusha), el francés Julian Alaphilippe (Quick-Step) o el español Gorka Izaguirre (Bahrain-Merida).

Así, y mientras atrás no había apenas movimientos, Landa y Bardet se vieron con más de tres minutos de ventaja y sus posibilidades de subir al podio aumentaron, pero el Lotto, y no el Sky, tomó las riendas. Robert Gesink se exprimió al máximo y redujo en casi dos minutos la diferencia y acabó al mismo tiempo con las opciones del corredor del Movistar Team.

Mientras intentaba afanarse por mantener su renta, Roglic daba continuidad a los movimientos de su compañero Steven Kruijsjwik, y hacía la selección final en la que entraban el resto de favoritos, salvo Quintana, que no aguantaba, al igual que un Froome que, en cambio, ayudado por el colombiano Egan Bernal, se reenganchaba en el descenso hacia el Aubisque.

En el último puerto se juntaron todos los corredores y Roglic volvió a mostrar su ambición. El esloveno no pudo cuesta arriba, pero en el descenso hacia meta se la jugó y, mientras Thomas se limitaba a vigilar a Dumoulin y este no malgastaba energía para la crono, cogió unos valiosos segundos para llevarse el triunfo en solitario.